Piden presencia de observadores a marcha en Simojovel; exigen cierre de bares y prostíbulos

jueves, 16 de octubre de 2014
TUXTLA GUTIÉRREZ, Chis. (apro).- Feligreses de la parroquia de Simojovel demandaron la presencia de organizaciones sociales, campesinas y de derechos humanos en esa localidad, el próximo sábado 18, porque ese día realizarán una procesión para exigir el cierre de bares, cantinas y prostíbulos, y existe el riesgo de que grupos caciquiles y las propias autoridades del municipio los ataquen. Con la consigna “Paz, seguridad y justicia social”, los indígenas tzotziles pidieron al Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de Las Casas (Frayba) que replique la denuncia y envíe a observadores para que todo transcurra sin incidentes, luego de la amenaza que recibieron por parte de personeros del alcalde priista Javier Guzmán Hernández. Por separado, el organismo señaló que ha testificado el proceso organizativo de los pobladores en esta nueva etapa para afrontar los problemas sociales en Simojovel, que las autoridades de los distintos niveles de gobierno en Chiapas se han negado a atender por los intereses económicos y políticos que hay en la región. El Frayba confirmó que el pueblo creyente y la parroquia de San Antonio de Papua, que dirige el cura Marcelo Pérez Pérez, convocaron a una peregrinación en la cabecera municipal de Simojovel el próximo sábado 18, para exigir a las autoridades que garanticen la paz, seguridad y tranquilidad en esa zona de los Altos de Chiapas. Entre sus demandas destaca el cierre de cantinas y centros de prostitución; deslindar la responsabilidad de autoridades y caciques locales que operan esos negocios; frenar la violencia y asesinatos contra mujeres, hombres y jóvenes en el municipio, y ubicar a los responsables del tráfico de drogas y armas. De manera reiterada, el Frayba ha señalado la omisión e ineficacia del gobierno estatal para investigar las distintas amenazas de muerte que han recibido integrantes del Consejo Parroquial y el cura Marcelo Pérez Pérez, y denunció que hasta ahora no ha propuesto mecanismos efectivos para atender las distintas y minimizar los riesgos a los que está expuesta la población. El organismo manifestó su preocupación por los distintos hechos que se han documentado desde hace varios meses y que dan cuenta de las violaciones a la seguridad e integridad personal, derivados de la violencia generalizada en el municipio Simojovel. Recordó que el pasado 13 de julio, un día después de la Cuarta Peregrinación por la Paz, los dueños de las cantinas en el municipio se reunieron para planear la expulsión del padre Marcelo. Días después, el 27 de julio, dirigentes del PRI acordaron en reunión privada aumentar a 40 mil pesos la oferta por la cabeza del sacerdote. La noche del siguiente día, líderes y militantes de ese partido se reunieron de nueva cuenta en las oficinas de la Confederación Nacional Campesina (CNC) regional, donde expresaron que la movilización popular en el pueblo fue convocada principalmente por el padre Marcelo. Y literalmente soltaron: “Tenemos suficientes armas y cuernos de chivo para acabarlo”. Posteriormente, el 1 de agosto por la mañana se realizó en la cabecera municipal una marcha de desprestigio contra el religioso y el Consejo Parroquial de Simojovel. La acción fue convocada y protagonizada por militantes del PRI, junto con algunos dueños de las cantinas que operan en el municipio. “Únete pueblo que estamos aquí, somos del PRI luchando por ti”; “Marcelo llegó y el pueblo alborotó”; “Marcelo, lejos de ver la unificación y el respeto de la iglesia, está predicando la inestabilidad social y religiosa”; “el pueblo de Simojovel era sumiso, pero ahora ha despertado y puede ser expulsado de la tierra del ámbar”; “ya basta pueblo de Simojovel, exigimos al señor obispo que lo cambie de inmediato para que no siga insistiendo a la violencia y al divisionismo”, fueron algunas de las consignas y leyendas de las pancartas mostradas el día de la marcha priista. Un día después el sacristán de la parroquia de San Antonio de Padua encontró abiertas las puertas del lugar y se percató de que una de las alcancías de madera estaba abierta, pero con el dinero dentro, y otra más, de fierro, tenía varios golpes. Según los feligreses, existe el riesgo de que en la peregrinación del próximo sábado los dirigentes de la CNC provoquen a los peregrinos y a los manifestantes, con el fin de generar tensión y violencia. Por ello, hicieron un llamado a la comunidad local, nacional e internacional, para que se sumen a la procesión y manifiesten su apoyo al trabajo en defensa de los derechos humanos. Diversos activistas de organismos no gubernamentales y defensores de derechos humanos ya confirmaron su asistencia a la manifestación pacífica.

Comentarios