Reportan derrame de tóxicos en mina de Sinaloa

viernes, 17 de octubre de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- Un nuevo derrame de tóxicos se registró en el norte del país, ahora en la mina "Dos Señores" ubicada en el municipio de Concordia, Sinaloa. De acuerdo con la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), el vertido de aproximadamente 10 mil 800 toneladas de residuos mineros se registró la mañana de ayer debido al “desmoronamiento” de la presa de jales de la mina, pero la dependencia tuvo conocimiento de los hechos casi tres horas después. En un comunicado, la dependencia detalló que el material químico recorrió una distancia de 900 metros sobre el talud hacia terrenos fuera de la presa. Al atender el siniestro, agregó, inspectores federales de la Profepa adscritos a la delegación en el estado determinaron la construcción de cuatro represos de emergencia para contener el escurrimiento. La Profepa señaló que trabaja para minimizar los riesgos al medio ambiente, además de que abrirá un procedimiento administrativo en el que se ordenará la caracterización del sitio contaminado, así como su eventual remediación a través de un programa que estará autorizado por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat). El pasado 8 de agosto, 40 mil metros cúbicos de solución de ácido sulfúrico se derramaron desde la mina de Cananea en aguas de los ríos Bacanuchi y Sonora, suceso calificado por el titular de la Semarnat, Juan José Guerra Abud, como “el peor desastre ambiental de la industria minera del país”. Un mes después la organización ambientalista Greenpeace advirtió que el daño que provocó el derrame de desechos contaminantes sobre el río Sonora será "imposible" de revertir en los próximos años. La coordinadora de la campaña de tóxicos de la organización, Sinaí Guevara —quien participó en una campaña de inspección por la zona—, indicó que el problema generado por los 40 mil metros cúbicos de sulfato de cobre ácido vertido por parte de una minera de la empresa Grupo México ya es "demasiado grave" y "no habría posibles soluciones que realmente impidan que se altere el ecosistema". "El daño que hicieron (...) esta filtración de metales va a ser algo imposible de detener. Lo que deberían estar haciendo es informar a las personas sobre los riesgos reales, porque están entrando en un pánico total de no saber si sus pozos están contaminados", señaló en entrevista con CNNMéxico.

Comentarios