Fuerzas federales custodian construcción del gasoducto Morelos

martes, 21 de octubre de 2014
PUEBLA, Pue. (apro).- Elementos del Ejército, Policía Federal (PF) y estatal custodian y apoyan las labores de la empresa italiana Bonatti para la construcción del Gasoducto Morelos a pesar de la oposición de comunidades de la región del volcán Popocátepetl, denunció el Frente de Pueblos en Defensa del Agua y de la Tierra. Miguel López Vega, integrante del Frente, dijo que la inconformidad es tal que los pueblos han decidido unirse para protestar y tratar de detener las obras que se pretenden imponer con el uso de la fuerza pública. “Ejército, Policía Federal y estatal se colocan en puntos estratégicos para custodiar, apoyar el trabajo de esas empresas extranjeras imponer el proyecto aún en contra de la voluntad de los pueblos”, denunció. Por su parte, Mario Vélez, dirigente de la Unión Campesina Democrática (UCD), denunció que otra de las estrategias a las que recurre la empresa italiana Bonatti es dividir a las comunidades y sobornar a las autoridades locales, con el apoyo de los gobiernos municipal, estatal y federal. “Llegan el alcalde, el diputado y funcionarios a ofrecer a las comunidades obras, como la barda de la escuela o pozos de agua para riego, sobornan a las autoridades y luego la gente se entera que hicieron acuerdos y van y les apedrean las casas, o provocan conflictos internos en los pueblos, lo cual es gravísimo”, relató. Aparte, indicó que los representantes ejidales y comunitarios que se han mantenido leales a la voluntad que les han expresado los pobladores en rechazo a la obra, son sujetos de múltiples presiones. “Los citan en la Sagarpa o en la Reforma Agraria que para arreglar asuntos administrativos, pero ya cuando están en las oficinas están representantes del gobierno que sólo buscan presionarlos a que autoricen el paso de la obra”, refirió. En un comunicado, habitantes de San Andrés Calpan y San Lucas Atzala, señalan que la empresa ya ha invadido terrenos de sus comunidades, pese a que los pobladores llevaron a cabo asambleas públicas y expresaron su rechazo a la obra. “En días pasados varios pobladores hicimos un recorrido por nuestro territorio y vimos con rabia e indignación que ya empezaron a invadir y a abrir brecha para la construcción del gasoducto en tres puntos principales: En Camino a Serrano, en Dolores y en Camino Real de Atzacualoya. En este último lugar las maquinas ya comenzaron a escavar bajo la vigilancia la policía estatal y federal”, refiere el comunicado. Además los inconformes denuncian que en esos lugares la maquinaria de la empresa Bonatti barre con toda la vegetación y los cultivos que hay. Inclusive tumban el maíz de los terrenos aledaños sin respetar nada. Y ratifican: “Declaramos nuevamente que el pueblo ha decidido que no queremos ni necesitamos el paso del gasoducto por nuestros pueblos pues como ya lo hemos manifestado antes, el gasoducto solo traerá como consecuencia el despojo de las tierras de nuestras comunidades, representa un peligro real y enorme debido a la actividad del volcán Popocatéptl. “(Además) creará devastación de la región no solo ecológica, sino del rompimiento del tejido social que nos hace ser pueblos campesinos, productores de alimentos y generadores del sostenimiento de nuestras comunidades, pues se trata de un proyecto pensado para la gran industria y para el bien de unos cuantos inversionistas privados”. Los inconformes responsabilizan en su comunicado al gobierno federal, estatal y  al presidente municipal, Leonardo Lázaro Jiménez, de todo lo que pueda pasar. En tanto, pobladores de Santa María Zacatepec, Santa Lucían, San Felipe Xoncacayucan, Calpan, Juan C. Bonilla, Nealtican, Atzala y Huilotepec, entre otros, han decido realizar una asamblea el próximo jueves a las nueve de la mañana para definir  las acciones a seguir para poner un alto a la “imposición de la obra”. Desde hace casi tres años, habitantes de los pueblos de la zona del volcán Popocatépetl se han unido para luchar en contra de la construcción del Gasoducto Morelos, debido a que se pretende instalar dentro de la zona de riesgo eruptivo y de movimientos sísmicos del coloso, el cual se mantiene activo. Expertos del Centro Universitario de Prevención de Desastres Regionales (Cupreder) y el Centro de Sismología de la UNAM han advertido a las autoridades de que el gasoducto no es viable por el riesgo que implicaría para los habitantes de las comunidades que se encuentran en esa zona. López Vega, del Frente de Pueblos en Defensa del Agua y de la Tierra afirmó que la presencia policíaca y militar en la zona ha sido utilizada por la empresa para intimidar a los comuneros, pues llegan a decirles que tienen que acceder a vender o rentar sus tierras para el paso del ducto o de lo contrario el proyecto se impondrá por la fuerza o se les expropiarán sus tierras. Pese a ello, aseguró que en pueblos como Nealtican y Zacatepec, entre otros, la mayoría de los pobladores se mantienen en resistencia porque saben el peligro que representa para sus vidas y las de sus familias que se construya esa obra en la zona de riesgo del volcán. Y aunque existe el temor por las acciones de represión que ha llevado a cabo el gobierno de Rafael Moreno Valle en contra de las comunidades que han organizado protestas, López Vega indicó que los pueblos están decididas a poner un alto a las obras. Miriam Vargas, integrante del Frente refirió que ya han denunciado el hecho a la Comisión Nacional de Derechos Humanos pero hasta ahora el ombudsman, Raúl Plascencia, no se ha pronunciado.  

Comentarios