Adelantan en Chihuahua fin de semestre en universidades tras marcha por Ayotzinapa

sábado, 22 de noviembre de 2014
CHIHUAHUA, Chih. (proceso.com.mx).- Luego de que un grupo de estudiantes participó en el desfile del pasado 20 de noviembre para expresar su solidaridad con los 43 normalistas de Ayotzinapa y su desacuerdo con los gobiernos estatal y federal, la Secretaría de Educación, Cultura y Deporte decidió suspender el ciclo escolar en las universidades autónomas de Chihuahua y Juárez y en todos los planteles del Colegio de Bachilleres “por el frío”. Estudiantes y maestros reclamaron anoche en redes sociales la repentina suspensión y la atribuyeron a que al gobernador César Horacio Duate Jáquez “le dio frío después del desfile”. El pasado jueves 20 las mismas autoridades les propusieron a los manifestantes de todas las edades y en su mayoría estudiantes, que se integraran al desfile. Al pasar frente a Duarte, se tiraron de uno en uno hasta contar 43, luego gritaron ahí mismo: “El que no brinque es Duarte”. Algunos estudiantes le gritaron “corrupto, vas a caer” y “¡asesino!” al mandatario estatal. Otros traían mantas y pancartas con consignas como “Chihuahua sobrevive”, en lugar del eslogan oficial “Chihuahua vive”. Durante la tarde de este viernes los maestros fueron notificados que se suspendería el ciclo a pesar de que no aún no concluyen los planes escolares ni se realizan los exámenes finales, con el argumento de que se está pronosticado un fuerte descenso de temperatura que incluso traería nieve a la entidad. Los mismos usuarios de redes, principalmente estudiantes de los tres planteles, recordaron que en años anteriores ha bajado más la temperatura y no les han suspendido clases, e incluso ha habido situaciones de violencia y tampoco se tomó una medida similar. Además, en preescolar, primaria y secundaria no se suspenden clases, aun cuando serían grupos poblacionales más vulnerables a la situación climatológica. Es evidente, coinciden usuarios de redes sociales, que se trata del temor de las autoridades a que los estudiantes se organicen. “Pienso, luego terminan el semestre”, “Molesta por adelantar el término de semestre sin explicación razonable”, son algunos de los comentarios en redes sociales. Además de cuestionar si este es el gobierno que le apuesta a la educación y otros cibernautas proponen un “chamarratón” por los universitarios para este crudo invierno. Los estudiantes afirman que las autoridades están preocupadas por su reacción y organización. En Bachilleres, donde hubo una reunión masiva durante la tarde del viernes, les comunicaron que se oficializaba la suspensión de clases por “nevadas futuras”. Los mismos docentes recriminaron que sabían el motivo real. Los maestros tendrán que entregar calificaciones la semana entrante. Unos anunciaron que calificarán sólo con trabajos y exposiciones aun cuando ese criterio no evalúa realmente todo el semestre. “¿Cómo los vamos a recibir el semestre que entra si de por sí los programas son cada vez más light?”, dijo una profesora de nivel medio superior. Recriminan que ahora comenzarán a criticar a los maestros por “huevones” pero ellos no tienen voz ni voto, ya que sólo les pidieron avisar a los estudiantes. Al interior del PRI local trascendió que las autoridades tienen temor de un estallido social y por eso tomarán medidas extremas. Argumento oficial Este viernes a las 22:30 horas en un comunicado el secretario de Educación, Cultura y Deporte, Marcelo González Tachiquín, informó que “hoy se envió la recomendación de concluir con su ciclo escolar a tres instituciones académicas en el estado, particularmente  la UACh, la UACJ y el Colegio de Bachilleres, debido a que sus planes de estudio les permiten dar por terminado este periodo entre hoy y el próximo viernes”. Justifican que sólo le están dando seguimiento a las alertas por males de las vías respiratorias que la Secretaría de Salud ha emitido en el transcurso de la semana y las de Protección Civil referente a las ondas gélidas que se aproximan en los próximos días. “Recomendamos a estas tres instituciones que consideraran que entre hoy y el lunes pudieran dar por terminado su ciclo académico, esto sin demérito que continúen asistiendo los alumnos a clases, para poder desahogar sus exámenes por lo que resta del mes de noviembre y diciembre”, explica el comunicado. Sin embargo, la orden directa a los maestros fue tajante: concluir el semestre y entregar calificaciones la semana entrante. Asimismo, la Secretaría indica que otros planteles, incluidas las normales (de las que no tiene control absoluto), no terminarán el ciclo escolar, tampoco primaria y secundaria, porque aún les faltan tres semanas más para que concluya y se verían más afectados. “Con ellos no se emitió ninguna recomendación, ya que no se trata de un tema de edad, es un tema de conclusión de ciclos. Los primeros tres podrían concluir a partir de hoy y el resto tienen su ciclo hasta el día 19 de diciembre”, asegura González Tachiquín en el comunicado. El funcionario se deslinda y dice que esa “recomendación” que fue imposición, “está en proceso de ser aceptada por el Colegio de Bachilleres, la UACh y la UACJ, y si fuera el caso no habría ningún problema ni inconveniente de que el año próximo, si así fuera necesario, se podría iniciar en estas tres instituciones con una semana de antelación. “Tenemos que estar alertas... estaremos muy pendientes del comportamiento del clima y de las recomendaciones de Protección Civil, y si tenemos que tomar otras decisiones, las tomaremos”. anunció. Inquietud entre estudiantes En la comunidad estudiantil de Chihuahua existe confusión por la repentina suspensión de clases en las dos universidades autónomas y en todos los planteles del Colegio de Bachilleres. En reuniones de maestros del nivel medio superior y en redes sociales, se advierte que se han recibido amenazas de bomba y por teléfono han dicho a estudiantes que llegarán alrededor de 220 camiones de Oaxaca para llevarse a alumnos por la situación de Ayotzinapa. Los mensajes son confusos y la justificación de la abrupta conclusión del ciclo escolar fue recibida con incredulidad, puesto que no se suspendieron clases en preescolar, primaria y secundaria, pues se trata de una alerta climatológica. Estudiantes de la Universidad Autónoma de Chihuahua (UACh) enviaron de nuevo una carta al rector Enrique Seáñez Sáenz para expresarle su preocupación por los “eventos desafortunados” de los últimos días. “En las últimas horas la comunidad estudiantil de la Universidad Autónoma de Chihuahua se ha fundido en incertidumbre por la suspensión de clases que reportan los medios de comunicación. Los grupos estudiantiles en las redes sociales han manifestado su descontento y han preguntado la razón de este devenir. Las respuestas no son claras. Los maestros han comunicado que efectivamente han sido informados de esta suspensión de clases; algunos han mostrado su descontento por medio de correos, otros, al ser cuestionados, han expresado que se sienten ajenos a esta decisión y no saben la causa real”. Hasta ahora, cuestionan los estudiantes, no hay un pronunciamiento o un mensaje oficial por el rector de la UACh, únicamente lo han hecho algunos directores de escuelas como la Facultad de Filosofía y Letras y Ciencias Químicas, pero confunden más. “El secretario de Educación, Cultura y Deporte ha manifestado que esta sorpresiva suspensión se debe a las próximas condiciones climáticas, sin embargo autoridades de la Facultad de Filosofía y Letras aseguran que es para otorgar mayor tiempo para preparación de trabajos y estudio para exámenes. Los directivos de otras facultades como en el caso de Ciencias Químicas han comunicado que ya no habrá clases pero que todas los servicios de tutorías, servicio de biblioteca, las prácticas profesionales, los cursos y el trabajo de tesis continúan con normalidad, es claro que si la suspensión es por cuestiones climáticas estas actividades deberían suspenderse también por la seguridad de todos los miembros”. Explican que sorprende la suspensión por cuestiones climáticas en la UACH y el Cobach y no en preescolar ni primarias. “Como estudiantes y padres de familias, ¿cómo le explicamos a nuestros hijos que nosotros no iremos a clases por el frío, pero que ellos si tienen que acudir?”. Sobre el mensaje confuso que aseguran pretende “desestabilizar”, los universitarios dicen que en las últimas horas se han emitido mensajes en las redes sociales que hablan de amenazas a los Colegios de Bachilleres, como la llegada de una caravana proveniente de Oaxaca supuestamente violenta, que busca dividir los movimientos estudiantiles. Indican que también les inquieta la molestia de nuestro gobernador César Duarte por la manifestación del pasado 20 de noviembre, situaciones que se han divulgado con rapidez como principales y reales objetivos de la suspensión de clases. “La comunidad estudiantil y la mayoría de los maestros se sienten ajenos a esta decisión, que nadie sabe quién tomó, puesto que no hay un comunicado oficial por parte de la Rectoría. Sorprende e indigna que en 24 horas no exista pronunciamiento por parte de la autoridad máxima de nuestra casa de estudios respecto esta abrupta suspensión de clases, pero que cuando se trate de defender al gobernador los comunicados se desplieguen por medio del periódico más concurrido de esta ciudad”. Cuestionan: “¿Cuál es la real causa de la suspensión de clases?, ¿los estudiantes de la Universidad corremos real peligro?, ¿quién tomó esta decisión y por qué no se informó de manera congruente?, ¿nuestra universidad toma decisiones en base a lo que dicta el gobernador?, si el clima es la principal consecuencia, ¿por qué no se suspenden las clases en general donde se incluyan otras instituciones de nivel superior y básico?, ¿por qué la decisión tan sorpresiva?, ¿por qué no se informa con claridad a los maestros y miembros de la universidad? “Estamos preocupados por nuestra seguridad y por la seguridad de nuestra universidad.

Comentarios