Gobiernos estatales y municipales, responsables de seguridad de migrantes: activista

sábado, 22 de noviembre de 2014
VILLAHERMOSA, Tab. (proceso.com.mx).- La caravana de madres de migrantes centroamericanos que buscan a sus hijos en México, salieron hoy de Tabasco rumbo a Coatzacoalcos, Veracruz, en su ruta que las llevará por 10 estados del país. Las madres, procedentes de Guatemala, Honduras, Nicaragua y El Salvador, ingresaron ayer a esta capital donde se reunieron con el secretario de Gobierno, César Raúl Ojeda Zubieta y el obispo de Tabasco, Gerardo de Jesús Rojas López. Este día, después de desayunar, la coordinadora del Movimiento de Migrantes Mesoamericano (MMM), Martha Sánchez Soler, dijo que Tabasco es la puerta de entrada de los migrantes centroamericanos y uno de los estados donde iniciaron los secuestros masivos “que se fueron replicando en todas partes”. Acompañada de Fray Tomás González Castillo, director de la Casa del Migrante “La 72”, y de Rubén Figueroa del MMM, Sánchez Soler agradeció el apoyo del gobierno del estado en su tránsito por la entidad y escuchar el planteamiento de apoyo para localizar a los migrantes desaparecidos. “El asunto de la migración es de corte federal, pero los gobiernos de los estados y municipales también tienen la responsabilidad de asegurar la vida y evitar los daños físicos y morales de los migrantes, que sus derechos humanos no sean atropellados cuando pasan por sus territorios”, manifestó. Explicó que las madres de migrantes sólo vienen en búsqueda de sus hijos y cuya última comunicación que tuvieron con ellos fue desde algún punto de México. Por su parte, Fray Tomás González pidió al gobierno del estado que genere una política migratoria local y acusó que el programa de Atención de la Frontera Sur, creada por el gobierno federal,  sólo está “criminalizando” la migración y está metiendo a éstos “a las rutas clandestinas para que les hagan daño”. “Tenemos demostrado con denuncias ante las procuradurías de Justicia del Estado (PGJ) y de la República (PGR) PGJ los violentos operativos físicos y verbales para detención de los migrantes, en los que participa incluso el Grupo Beta”, denunció. “Todo esto lo vamos a informar en unas tres semanas, después de documentar que el programa de la Frontera Sur se ha reducido al control, freno y criminalización de las personas migrantes”, reiteró. Las madres de los migrantes rindieron testimonios de sus hijos desaparecidos y demandaron al gobierno mexicano ser más eficiente en su búsqueda, ya que muchas veces mandan cadáveres en ataúdes o cenizas que no son de sus familiares, y ellos por su condición de pobreza no tienen recursos para realizar una investigación a fondo.