'Depura' gobierno de Duarte a policías gordos, con diabetes o tatuajes

lunes, 24 de noviembre de 2014
XALAPA, Ver. (apro).- En lo que va del gobierno de Javier Duarte ha sido cesados más de 3 mil 500 elementos policiacos que no aprobaron los exámenes de control que ordena el Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP). Ante legisladores locales, Arturo Bermúdez Zurita, titular de la SSP, reveló que los exámenes son “tan rigurosos” que policías con tatuajes, diabetes, pasados de peso o alguna otra enfermedad han tenido que ser “depurados”, pues se necesita un “perfil adecuado” para mantenerse en la dependencia. También aseguró que en las bajas que tuvo la policía estatal hay 17 elementos que han sido descubiertos trabajando para la delincuencia organizada. Al acto, al que acudieron más de mil acarreados, entre taxistas, campesinos y organizaciones afines al PRI, Bermúdez Zurita presumió que gracias a la Fuerza Civil (FC) y a la Policía Estatal Acreditable (PEA) la entidad cuenta hoy con más de 8 mil elementos capacitados. No obstante, el funcionario se quejó de que hay alcaldes que se han “negado sistemáticamente” a enviar a sus policías a que se efectúen los exámenes de control y confianza, así como a capacitación. “Conscientes del problema que enfrentamos en el país en el ámbito de los cuerpos de seguridad municipales, insistimos, negociamos y comprometimos a los alcaldes a mejorar sustantivamente la capacitación  y certificación de sus policías”, abundó. Así, añadió, “logramos que mil 200 policías de 148 municipios asistieran al Centro de Estudios e Investigación en Seguridad y aprobaran el Curso de Formación para Policía Municipal Acreditable”. Al preguntarle sobre las críticas de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, de organizaciones sociales como el Colectivo por la Paz, grupos defensores de migrantes y de periodistas sobre abusos de los policías veracruzanos, Arturo Bermúdez justificó que “no es fácil” y es muy complejo “ser el guía” de 12 mil personas “que, aparte de ser mis trabajadores”, usan armas. “La corrupción la hacemos todos, el policía o el agente está inmerso en esa cultura, pero yo he sido muy claro con los oficiales: Si descubro que los delegados (regionales) piden cuota, los voy a meter a la cárcel”, advirtió.

Comentarios