Magisterio arremete contra sede de la Fiscalía de Guerrero; queman 5 vehículos

lunes, 1 de diciembre de 2014
CHILPANCINGO, Gro. (apro).- Magisterio disidente y normalistas irrumpieron en la sede de la Fiscalía General del Estado (FGE) donde incendiaron al menos cinco vehículos oficiales y destrozaron diversas áreas de la dependencia para protestar por la masacre de seis personas y la desaparición de 43 estudiantes de Ayotzinapa en Iguala. También protestaron frente a un centro de fiestas donde miembros del PRD, en su mayoría señalados por sus presuntos nexos con la delincuencia como Celestino Cesáreo Guzmán, Jorge Salgado Parra, Sebastián de la Rosa y Carlos Reyes, sostenían un encuentro para pactar alianzas y definir candidatos para la próxima elección en medio de un contexto de desprestigio de los políticos y crisis de ingobernabilidad que se vive en la entidad. No obstante, la avanzada de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación en Guerrero (CETEG) se retiró del lugar sin agredir a los perredistas que se encontraban en el cónclave, realizado en el lugar conocido como rancho Los Cedros.   [gallery type="rectangular" ids="389546,389544,389543,389542,389541,389540,389539,389538,389537,389510"] Ello debido a que desde la semana pasada el líder de la CETEG, Reyes Ramos Guerrero, pactó un acuerdo con el delegado de la Segob, Erick Alejandro Castro Ibarra, durante una reunión realizada el viernes 21 de noviembre en el restaurante Vips de esta capital. Este encuentro se registró a cinco días de que se evidenciara una fractura interna en la CETEG, luego de que Reyes Ramos ordenara el retiro del contingente de profesores procedentes de la región Montaña, durante el bloqueo que realizaron el miércoles 26 de noviembre sobre la autopista Del Sol, al argumentar que el compromiso con el gobernador interino Rogelio Ortega era de obstruir la vía sólo tres horas. No obstante, ahora los cetegistas siguieron de frente, a pesar de que lanzaron consignas contra los perredistas. Luego llegaron hasta la sede de la FGE, donde lanzaron consignas contra el presidente Enrique Peña Nieto y arremetieron en contra del edificio de la Policía Ministerial Estatal (PME), así como de la sede del Centro de Capacitación de la corporación de seguridad. También destrozaron medio centenar de vehículos oficiales y quemaron al menos cinco patrullas y autos compactos de la PME, mientras policías y personal administrativo se mantuvo encerrado en sus oficinas. Previamente, la avanzada de la CETEG irrumpió en un centro comercial que se ubica al sur de la ciudad, donde obligaron a cerrar establecimientos como Comercial Mexicana, Coppel, Elektra, Telcel y cadenas de comida rápida como KFC, Pizza Hut, Burguer King y Mc Donald's. Al final, los manifestantes regresaron pacíficamente al lugar donde mantienen su plantón y advirtieron que este martes 2 volverán a manifestarse para seguir insistiendo en la presentación con vida de los 43 normalistas de Ayotzinapa y castigo a los responsables de este crimen. Las protestas en contra de los dos años de gobierno de Peña Nieto se extendieron a diferentes regiones de la entidad para seguir insistiendo en la presentación con vida de los normalistas desaparecidos la noche del 26 de septiembre en la ciudad de Iguala.