Desafían a Peña y bloquean una vez más la Autopista del Sol

viernes, 12 de diciembre de 2014
CHILPANCINGO, Gro. (apro).- Normalistas de Ayotzinapa, padres de los 42 estudiantes desaparecidos y miembros del magisterio disidente desafiaron al gobierno de Enrique Peña Nieto y bloquearon durante más de cuatro horas la Autopista del Sol para seguir exigiendo justicia. Al respecto, el abogado del Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan, Vidulfo Rosales Sierra, exigió a Jesús Murillo Karam, titular de la Procuraduría General de la República (PGR), que investigue y fortalezca la indagatoria abierta sobre el caso de la masacre y desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa. Ello debido a que, aseguró, las declaraciones de los inculpados refieren que no fueron los 43 estudiantes, sino un número menor de jóvenes los que habrían sido entregados a sicarios, quienes posteriormente los asesinaron presuntamente en el basurero de Cocula. “Por eso pensamos que hay un número mayor de normalistas que se desconoce dónde están”, dijo el defensor de las víctimas sin dar mayores detalles. Lo anterior, durante un mitin realizado sobre los cuatro carriles de la Autopista del Sol para conmemorar el tercer aniversario del asesinato de los normalistas de Ayotzinapa, Gabriel Echeverría de Jesús y Jorge Alexis Herrera Pino, quienes fueron masacrados a tiros durante un desalojo realizado por policías federales y estatales al sur de esta capital. Este doble crimen, registrado el 12 de diciembre de 2011 en el punto conocido como El Parador del Marqués, a la fecha sigue impune. Durante más de cuatro horas, la importante vía que conecta el centro del país con el puerto de Acapulco permaneció bloqueada, pese a que el presidente Enrique Peña y su secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, habían advertido que no iban a permitir más cierres en la Autopista del Sol. En los últimos cuatro años han sido asesinados ocho estudiantes de la escuela normal rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa, informaron miembros de la dirigencia estudiantil. Estos crímenes, que siguen impunes, se registraron durante la administración del defenestrado exgobernador Ángel Aguirre Rivero y en todos los asesinatos se demostró la participación de policías federales, estatales y municipales, indicaron. Por su parte, Felipe de la Cruz, vocero de los padres de los normalistas que siguen desaparecidos, expresó: “Si no hay Navidad para nosotros, no habrá Navidad para el gobierno. Este es el momento para que México alce la voz y exija un alto a la impunidad, la corrupción y la narcopolítica”. De la Cruz pidió a los integrantes del movimiento popular que respalda las acciones para exigir justicia por el caso Ayotzinapa que no deje de protestar porque, dijo, el gobierno federal le apuesta al olvido para aislar a las víctimas y dejar impune este crimen que tiene sumida a la entidad en una crisis de ingobernabilidad y de vacío de autoridad. Previamente, cerca del mediodía, aproximadamente tres mil docentes, estudiantes y padres de los desparecidos marcharon del zócalo capitalino rumbo al sur de la ciudad y, dos horas después, bloquearon los cuatro carriles de la Autopista del Sol, donde realizaron un prolongado mitin. En su intervención, Vidulfo Rosales consideró que las víctimas y el pueblo de Guerrero tienen derecho a la verdad y justicia. Luego sostuvo que es necesario que en Guerrero se cancelen las elecciones y desaparezcan los poderes públicos. El abogado de los padres de los estudiantes desaparecidos, alertó que “la clase política corrupta y coludida con la delincuencia” es la que promueve el proceso electoral para renovar la gubernatura, los 81 ayuntamientos y el Congreso local. “Son los mismos políticos que sólo quieren pasar de un cargo a otro para mantenerse impunes, y las instituciones no tienen razón de ser porque están igual de carcomidas”, expresó el defensor. Rosales Sierra también arremetió en contra del Ejército, al reprochar la molestia de las autoridades castrenses que se oponen a ser investigadas por el caso Ayotzinapa. Por ello, recordó que el Ejército fue pieza clave en la estrategia gubernamental de contrainsurgencia conocida como la “guerra sucia” y la violación de mujeres indígenas en el municipio de Ayutla de los Libres. “No vamos a permitir la impunidad de las autoridades castrenses, aun siendo generales los que se oponen a ser investigados, no lo vamos a permitir”, advirtió Rosales Sierra. Luego pidió mantener el reclamo social para que los responsables de la campaña de exterminio de normalistas sean castigados y exigió un alto a la narcopolítca en la entidad. Enseguida, los manifestantes quemaron dos monigotes simulaban la imagen del presidente Enrique Peña y el defenestrado exalcalde de Iguala, José Luis Abarca Velásquez, y se retiraron del lugar en marcha, advirtiendo que seguirán las protestas a pesar del periodo vacacional.

Comentarios