Estudiantes acuerdan diálogo con autoridades y entregan edificio de la BUAP

sábado, 13 de diciembre de 2014
PUEBLA, Pue. (proceso.com.mx).- El Frente Estudiantil Educación para Todos llegó a un acuerdo con autoridades de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP) para entregar las instalaciones que tenían tomadas desde la tarde del viernes. Según un comunicado, las autoridades de la BUAP accedieron establecer mesas de diálogo durante la próxima semana a cambio de que los jóvenes desalojaran las instalaciones de la Defensoría de los Derechos Universitarios, ubicada en las calles 9 Poniente y 15 Sur. Sin embargo, los jóvenes aclaran que hasta ahora, la rectoría no ha dado ninguna respuesta positiva al pliego petitorio que presentaron, entre cuyas demandas sobresale abrir la matrícula para todos los jóvenes que deseen estudiar. También, se acordó que la rectoría de la BUAP garantizará la seguridad de los estudiantes que participaron en el movimiento, luego de que por la noche denunciaron la posibilidad de que se usaran las fuerzas policíacas para desalojarlos. El FEET denunció que Octavio Castilla, funcionario de la Secretaría General de la BUAP, les advirtió que la toma del edificio "provocaba a la policía" y la posibilidad de que hubiera una represión, de la cual la Universidad no se hacía responsable. Por tal motivo decidieron acceder a entregar las instalaciones ante la inminente posibilidad de que usaran la fuerza pública para desalojarlos y el temor de que fueran apresados. El Frente Estudiantil Educación para Todos tomó este viernes el Edificio de Defensoría de los Derechos Universitarios en reclamo para que la Secretaría General de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP) cumpliera con un pliego petitorio que había pactado y que incluye matrícula a “todo aquel joven que desee estudiar”. En un comunicado, los estudiantes advirtieron que afuera del edificio, ubicado en las calles 15 Sur y 9 Poniente de esta ciudad, anoche se encontraban patrullas de las policías estatal y municipal que "amenazaban con reprimirlos". “Responsabilizamos al gobierno estatal encabezado por Rafael Moreno Valle y a Alfonso Esparza Ortiz como rector de la BUAP en caso de represión violenta ya sea mediante fuerza policiaca, paramilitar o porril”, señalan los estudiantes que se encuentran en el interior del edificio. De acuerdo al comunicado, el Frente Estudiantil había pactado con la BUAP cuatro puntos que incluían matrícula para todos aquellos jóvenes que deseen estudiar, apertura de los espacios universitarios para emprender proyectos estudiantiles, democratización de la Universidad y consulta a los universitarios sobre el uso del erario de la institución. Los jóvenes informaron que desde la tarde habían emplazado a las autoridades universitarias a establecer una mesa de diálogo sobre esas demandas o de lo contrario tomarían el edificio de Defensoría de los Derechos Universitarios como una forma de presión. Al no ser escuchados, un grupo de 22 estudiantes tomó las instalaciones. Por la noche informaron que vía telefónica pidieron el apoyo de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) ante la posibilidad de que los gobiernos estatal, municipal y la rectoría de la BUAP decidan usar las fuerzas policiacas para retomar el edificio.