Escribió enfermera hace tres años cómo la violó su padrastro

martes, 16 de diciembre de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- En diciembre de 2011 la enfermera Erika Kassandra Bravo Caro escribió un relato sobre la violación que sufrió a manos de su padrastro y del triple homicidio que cometió el mismo día. Titulado “Un día lluvioso”, el texto lo subió a su muro de Facebook y aunque luego lo borró, agentes de la Procuraduría General de Justicia (PGJ) de Michoacán lo rastrearon y encontraron. En su relato, la joven, que en aquel entonces tenía 16 años, señala que ese día su madre y sus hermanos fueron de paseo a una playa y que ella se quedó sola con su padrastro, Daniel Murillo Sáenz. Escribió Erika Kassandra: “Recuerdo el día que mi madre me dijo que tenía que irse, sólo el fin de semana. Mi hermano Carlos fue el único que llevaba llaves de la puerta de entrada y de un escondite, de nuestro escondite. Y era de noche. Desde la ventana le dije a mi madre que la ama(ba); presentía algo. Esa noche dormí bien, aunque antes de acostarme puse seguro en mi cuarto, con un gran miedo, no entendía por qué. “El sábado en la mañana todo iba bien, pero sus amigos (de su padrastro) llegaron. Eran tres hombres grandes y fuertes. Tenía pánico. Ellos iban al gym que teníamos en esa casa. “De pronto noté algo muy raro. Él gritaba y los estaba corriendo. Y no sabía por qué. Así que subí al segundo piso para ver qué pasaba, cuando vi algo horrible. “Sus amigos estaban llenos de sangre, y él estaba poniéndolos en uno de los clóset, y él volteó a verme al sentir mi presencia. Sus ojos estaban llenos de odio, de oscuridad y me sonrió con cinismo. Sabía que algo sucedería. Sentía un enorme temor al ver la sangre y a él sonriendo, como si nada. “Fue entonces cuando vi en su mano un cuchillo, lleno de sangre. Él los había matado! Iba por mí. Me mataría a mí. Estaba llena de pánico y entonces corrí, pero podía sentir sus pasos, sus pesados pasos detrás de mí. Y tenía miedo. No sabía si quería devorarme, no sabía si quería deshacerse de mí... no lo sabía! “Fue así como sentí sus sucias manos en mis hombros y de un solo golpe me volteó hacia él. Comenzó a besarme. La suciedad de su boca la podía sentir claramente. Sus manos que recorrían mi piel, y yo con náuseas...” (sic). De acuerdo con la PGJ michoacana, durante las investigaciones cuatro exnovios de Kassandra declararon por separado que la joven les reveló en su momento que su padrastro la violó cuando tenía 15 años. Y el propio padrastro confesó haber matado a la joven el miércoles 3. Primero la golpeó, la tiró al suelo y luego la asfixió. Posteriormente la subió al automóvil con el que trabajaba y abandonó el cuerpo en un lugar conocido como Las Cocinas, ubicado sobre el tramo carretero Uruapan-Los Reyes, donde fue hallado el sábado 6.

Comentarios