Frayba se solidariza con madres centroamericanas

martes, 2 de diciembre de 2014
TUXTLA GUTIÉRREZ, Chis. (apro).- Las madres centroamericanas que llegaron a México el pasado 19 de noviembre en busca de sus hijos migrantes, arribaron esta noche a San Cristóbal de las Casas luego de un largo recorrido por el país, rastreando en cárceles, panteones y todos los lugares posibles donde pudieran encontrarlos. La llamada Décima Caravana de Madres Centroamericanas “Puentes de Esperanza” fue recibida en la Universidad de la Tierra, donde dormirán esta noche, y por la mañana partirán a la Plaza de la Catedral de esa ciudad para sostener un encuentro con organizaciones de la sociedad civil. A nombre de media docena de organismos no gubernamentales, el Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas (Frayba) dio la bienvenida a las madres centroamericanas, a quienes expresó su solidaridad y denunció las violaciones sistemáticas a los derechos humanos que se comenten a diario en nuestro país en contra de miles de migrantes que cruzan territorio mexicano en su intento por llegar a Estados Unidos. El Frayba exigió al gobierno de México “que dé cuenta (a las madres centroamericanas) de dónde están sus hijos y familiares desaparecidos” y “que el Estado cumpla con los tratados y convenios internacionales que ha firmado”. Destacó, asimismo, la presencia de todos los actores solidarios para que ninguno de los desaparecidos se deje en el olvido, “para que nos una la solidaridad y que no falte el apoyo a las familias de las victimas del mal gobierno”. Prosiguió: “Declaramos nuestro apoyo a la Caravana de Madres que desde el 19 de noviembre están recorriendo el país. Nos unimos a su búsqueda de justicia y exigimos que se cumplan sus reclamos. Manifestamos nuestra profunda indignación hacia los crímenes cometidos hacia las personas migrantes en México y denunciamos la magnitud de la tragedia humanitaria que sigue ocurriendo en todo el país”. El Frayba recordó el informe de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) de 2011 –año en que por unanimidad fue aprobada en el Congreso de la Unión la Ley de Migración–, que mencionaba a 20 mil transmigrantes desaparecidos cada seis meses. La causa principal, se decía entonces, era la falta de visas de tránsito que evitarían el viaje obligado en el tren llamado La Bestia, expuestos a todo tipo de peligros, así como a la extrema violencia y a la inseguridad, que convierte a los indocumentados en víctimas fáciles de extorsión, secuestro y muerte. Y hasta ahora, según el Frayba, “México sigue sin ofrecer soluciones humanitarias, solidarias y hospitalarias”.

Comentarios