Exhiben supuestos nexos criminales de exalcalde; él acusa "golpeteo" político

lunes, 29 de diciembre de 2014
MONTERREY, N.L. (apro).- El exalcalde panista de San Pedro, Mauricio Fernández Garza, consideró que la reciente publicación de la indagatoria que le siguió la Procuraduría General de la República (PGR) hace cinco años por presuntos nexos con criminales no es más que parte del “golpeteo” con el propósito de afectar su proyecto político. En entrevista con Apro, el empresario consideró sospechoso que precisamente después de anunciar que buscará por tercera vez la alcaldía de San Pedro en los comicios intermedios de 2015 se filtre una ficha informativa de las autoridades federales en la que, al parecer, aporta nueva información sobre sus presuntos vínculos con el cártel de los Beltrán Leyva y su participación en el homicidio del narcotraficante Francisco El Negro Saldaña. “Se hizo una investigación amplísima sobre este asunto hace cinco años y que aparezca un nuevo testigo, precisamente, cuando anuncio mi intención de ir por San Pedro, me parece francamente ridículo. Yo fui a declarar lo que se me pidió y aclaré lo que tuve que aclarar”, dijo en conversación telefónica. El domingo pasado, el diario Excélsior publicó una amplia nota sobre las investigaciones en las que la PGR involucró al empresario en el 2009 y 2012 por su presunta relación con la organización criminal de los hermanos Beltrán Leyva. También mencionó la indagatoria que lo involucra en la contratación de los servicios de un criminal identificado como Alberto Mendoza, El Chico Malo, a quien le habría pagado para ser su informante. Además, en la nota publicada se le acusó de estar involucrado en la muerte de El Negro Saldaña quien, supuestamente, fue asesinado porque solicitó permiso a Arturo Beltrán Leyva para aniquilarlo. Mauricio Fernández Garza no se atrevió a mencionar quién podría haber difundido este aparente nuevo giro de las indagatorias, en tiempos en los que el Partido Acción Nacional abrió su temporada de registros para precandidatos a puestos de elección popular en Nuevo León. “Esto es puro golpeteo político. Así lo veo, es muy raro que después de cinco años, vuelvan con lo mismo y después de que les aclaré cualquier duda que pudieran tener. No sé de dónde viene, pero dan a conocerlo sólo porque un güey dice que tiene más información. No me parece. Tiene que ser porque alguien se sintió incomodado porque voy por la alcaldía”, dijo. Fernández Garza afirmó estar fuera de la ciudad, pero dijo que entre hoy y mañana regresará para registrarse y buscar la nominación panista a la alcaldía sampetrina en los comicios internos del próximo 15 de febrero. “Esto no va a alterar mis planes. Si hay algún idiota que así lo piense, no veo por qué. Lo que yo aclaré lo hice en su momento. Esta próxima participación va a ser mi despedida de la política y si quieren sacarme de la contienda, que lo hagan con votos, no con estas tonteras”, señaló. El historial El pasado 9 de septiembre Mauricio Fernández Garza declinó buscar la gubernatura de Nuevo León. El 18 de diciembre anunció que se lanzaría por San Pedro, municipio del que ha sido dos veces alcalde, en los trienios 1989-1991 y 2009-2012. La última gestión estuvo permanentemente rodeada de polémica: En la ceremonia en que tomó protesta como alcalde, el 31 de octubre del 2009, Fernández Garza sorprendió a todo el país, incluidos los investigadores de la PGR, al anunciar que horas antes fue encontrado en la Ciudad de México el cadáver de El Negro Saldaña, quien se dedicaba a la venta de droga y secuestro en San Pedro. Junto a él había otros tres cadáveres, todos apilados en el interior de una camioneta abandonada. Según la nota publicada por Excélsior, fue el mismo Arturo Beltrán Leyva el que le habló para notificarle del homicidio múltiple. Entre septiembre y octubre del 2009, mediante una serie de telefonemas, el político le pidió al capo evitar la entrada de Zetas a San Pedro. Por esa encomienda le habría pagado 400 mil dólares. Además, la publicación informó que Mauricio le dijo a Arturo que podría “trabajar” libremente en el municipio, pero le pidió que “le quitara al Negro Saldaña, ya que este lo había amenazado de muerte”. El mismo reporte recordó que el 24 de marzo del 2010, el también exsenador nuevoleonés acudió a declarar a la PGR. Ahí reconoció que había contratado a El Chico Malo para depurar a la policía sampetrina de elementos ligados con los Beltrán Leyva. Para ello, según la nota, le pagó al criminal, con aportaciones de varios empresarios, un millón de pesos mensuales entre enero y febrero de ese año. Cuatro meses después, el 19 de julio, un testigo protegido identificado como Ruperto declaró que se entrevistó dos veces con el panista para “pactar la tranquilidad del municipio”. Por este favor, el entonces alcalde pagó unos 5 millones de dólares, sin que se aclare a quién se los dio. Cuando era edil, Fernández Garza informó que conformó el “Grupo Rudo”, integrado por personas de identidad desconocida, encargadas de ahuyentar del municipio a los vendedores de droga e integrantes de los grupos de delincuencia organizada. Nunca fueron revelados detalles sobre el funcionamiento de los rudos.  

Comentarios