Parejas gay podrán adoptar en Coahuila

miércoles, 12 de febrero de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- Coahuila se convirtió en la segunda entidad en legitimar la adopción por parte de parejas del mismo sexo unidas bajo el pacto Civil de Solidaridad, creado en 2007 para legalizar la unión gay. Ayer, el Congreso local eliminó el artículo 385-7 del Código Civil, que prohibía expresamente esa posibilidad, con lo que quitó los candados que existían para que las parejas homosexuales pudieran formar familias homoparentales. Dicha disposición también prohibía compartir o encomendar la patria potestad o guardia custodia de los hijos menores del otro. De acuerdo con el diputado Ricardo López Campos, quien coordina la Comisión de Puntos Constitucionales y Justicia, la desaparición de ese artículo obedece a un mandato del Tribunal de Coahuila que desde 2011 lo declaró inconstitucional. “Es una controversia que ya dirimió el Tribunal Superior de Justicia hace algunos años, cuando emitió una sentencia en donde se generaba la posibilidad de la adopción de personas del mismo sexo”, puntualizó el legislador. Añadió: “Lo que estamos haciendo hoy es tomando ese artículo, retirándolo, y queda la puerta abierta”. López Campos explicó que con la eliminación del artículo 385-7 del Código Civil no será necesaria ninguna otra reforma para que una vez que sea publicada en el Periódico Oficial del Estado, comience a surtir efecto, y las personas del mismo sexo no vuelvan a tener más contratiempos para poder adoptar. En sesión extraordinaria, durante la votación para derogar el artículo 385-7, la fracción del PAN se opuso a esa medida, pese a que la Suprema Corte de Justicia ha reconocido el derecho a la adopción. “¿Quién representó a los menores para emitir opinión a favor de los derechos fundamentales de los infantes? ¿Por qué no se consideró el derecho humano que los menores de edad tienen? ¿Por qué el Estado no actuó para salvaguardar los derechos inherentes a los menores?”, manifestó el diputado Edmundo Gómez. El panista dijo que entendía la necesidad de las parejas del mismo sexo de proyectar o dirigir sus sentimientos hacia otras personas, pero “también es cierto que un menor de edad, entre menos años tenga, (no) se dé cuenta de una situación a la que será obligado a vivir, ya que no tiene la capacidad de análisis suficiente para aceptar o no convivir en dicha situación”, agregó.

Comentarios