Gobierno de Guerrero llama a dialogar a líder de autodefensa de Teloloapan

jueves, 20 de febrero de 2014
CHILPANCINGO, Gro. (apro).- El gobernador Ángel Aguirre Rivero llamó a un diálogo al líder del grupo de autodefensa de Teloloapan, el exalcalde Pedro Pablo Uriostegui Salgado, a fin de destrabar el conflicto que prevalece en la zona norte de la entidad. Si no existe ese "punto de encuentro" para que planteen sus demandas, dijo, se aplicará la ley y se procederá al desalojo de la carretera federal Iguala-Ciudad Altamirano. "Vamos a persuadirlo. Yo no conozco si el señor tiene órdenes de aprehensión, pero más allá de eso, el secretario de Gobierno, Jesús Martínez Garnelo, envió a personal para instalar una mesa de diálogo" con el recién creado grupo de autodefensa, expresó Aguirre Rivero. El pasado miércoles 19, Uriostegui Salgado y un grupo de aproximadamente 500 hombres encapuchados y armados con machetes, palos y escopetas, tomaron la cabecera del municipio de Teloloapan para anunciar la conformación de una guardia comunitaria que, advirtieron, enfrentará directamente al grupo delictivo La Familia. El exalcalde, quien enfrenta órdenes de aprehensión por delitos federales, responsabilizó al presidente municipal de Teloloapan, Ignacio Valladares Salgado; al diputado local perredista, Roger Arellano Sotelo, y al presunto narcotraficante y operador de La Familia, Santana Ríos Bahena, del secuestro de su hijo Tomás Uriostegui García, plagiado en mayo de 2013, y de quien hasta el momento se desconoce su paradero. Al respecto, Aguirre Rivero manifestó que su gobierno "siempre utilizará el diálogo" para solucionar cualquier conflicto, e insistió que a través de la Secretaría de Gobierno ya se habían enviado mensajes a Uriostegui Salgado para dialogar. No obstante, evadió el tema de la retención del diputado federal perredista Marino Miranda Salgado, por parte del grupo de autodefensa de Teloloapan. El pasado lunes 17, Miranda Salgado afirmó que el movimiento de autodefensa que surgió en días pasados en Apaxtla de Castrejón, con el apoyo de autoridades municipales, estatales y federales, estaba infiltrado por la banda denominada Guerreros Unidos, grupo delincuencial antagónico a La Familia, con el que mantiene una disputa por el control de la zona norte de la entidad. Sin embargo, Efraín Peñaloza Damacio, alcalde perredista de Apaxtla, deslindó a la guardia comunitaria del narcotráfico y exigió pruebas al diputado federal, quien luego se retractó públicamente de sus declaraciones y dijo que recibió “presiones de algunas personas” para vincular con el narco al grupo de autodefensa que primeramente surgió en Apaxtla y ahora se extendió Teloloapan.

Comentarios