Afectados por 'Manuel' reprochan olvido oficial y bloquean carreteras en Guerrero

martes, 4 de febrero de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- Más de 2 mil personas marcharon este martes en Tlapa, Guerrero, y bloquearon las carreteras que unen este municipio con Chilpancingo y Puebla, en reclamo de apoyos por la afectaciones causadas por la tormenta Manuel en septiembre pasado. A las protestas se sumaron habitantes de las comunidades El Paraíso y Cacalutla, ubicadas en la región de Costa Grande, quienes mantienen bloqueada la carretera federal Acapulco-Zihuatanejo. Además, en el punto conocido como la “Y griega”, en la entrada al municipio de Atoyac de Álvarez, habitantes de El Paraíso bloquearon la carretera Acapulco-Zihuatanejo, en demanda de que los gobiernos federal y estatal les otorguen las tarjetas de enseres que no fueron entregadas a pesar de que fueron censados y cuentan con un folio. Incluso, los pobladores impiden el acceso a la entrada a los municipios de Atoyac y San Jerónimo. Demandan, asimismo, la reubicación de 200 personas que viven en zonas de riesgo. Una integrante del Comité de Damnificados del Paraíso, Inés Ríos Domínguez, acusó que las autoridades los abandonaron y que las tarjetas de enseres sólo fueron entregadas a pocas personas, mientras que más de 200 damnificados siguen sin recibir apoyos. Los inconformes advirtieron que no se retirarán hasta que las autoridades atiendan sus demandas. En tanto, pobladores de Cacalutla, perteneciente al municipio de Atoyac de Álvarez, mantienen cerrada la circulación en demanda de que las autoridades cierren la barra de Coyuca de Benítez, pues les está afectando su economía y producción de pesca. Los pescadores se instalaron en la vía federal cerca de las 8:00 horas y denunciaron que las autoridades se comprometieron a cerrar la barra el miércoles pasado, sin embargo, ésta se mantiene abierta afectándolos en la pesca y así como en la siembra. En Tlapa, los manifestantes denunciaron que a 150 días de la tragedia no han recibido despensas y al menos 20 pueblos de la Montaña guerrerense necesitan ser reubicados. El director del Centro de Derechos Humanos de la Montaña, Abel Barrera Hernández, exigió la presencia de la secretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles, y del gobernador Ángel Aguirre para que resuelvan las demandas de las familias afectadas. La marcha, que partió de la colonia Campo de Aviación, se enfiló hacia el puente del Río Jale, donde comenzó el bloqueo de la carretera federal que conduce a Chilpancingo y al estado de Puebla. Los inconformes, quienes desde la madrugada se desplazaron de sus comunidades de origen hacia la cabecera municipal de Tlapa, denunciaron que los gobiernos federal y estatal han incumplido sus promesas de apoyar a los afectados por las lluvias que azotaron la región entre el 13 y el 16 de septiembre. Es por ello que exigen la instalación de una mesa de diálogo con Rosario Robles, Ángel Aguirre y los alcaldes de los municipios involucrados. “Los deslaves de los cerros ocasionaron el deslizamiento de grandes cantidades de piedras, lodo y agua que, además de arrasar viviendas y caminos, también sepultaron cientos de parcelas con nuestra tradicional milpa, en donde estábamos por cosechar maíz, frijol y calabaza, alimentos que en estas fechas se vuelven fundamentales e indispensables para nuestro sostenimiento y sobrevivencia", explicaron en un pronunciamiento. No obstante, abundaron, “a pesar de que estamos en un grave riesgo de hambruna, sólo hemos recibido abandono y desprecio de las autoridades, quienes han mostrado no sólo su insensibilidad a nuestra problemática, sino también una incapacidad para enfrentar la real amenaza de una crisis alimentaria”.

Comentarios