Pinta gobernador Duarte un Veracruz idílico donde no pasa nada

martes, 11 de marzo de 2014
XALAPA, Ver. (apro).- El gobernador Javier Duarte presumió que en la entidad ya no hay extorsiones o balaceras, tampoco secuestros, pues esa problemática de violencia llegó a su fin. “Hace unos meses el problema eran las balaceras, las extorsiones y los secuestros, y hoy por hoy hemos atendido los delitos de más alto impacto. Hoy Veracruz se desarrolla en un ambiente de plenitud, y ejemplo de ello es que acabamos de tener uno de los mejores carnavales, de los más seguros”, se jactó. En entrevista en el ayuntamiento de Veracruz al concluir un hermanamiento de esta ciudad con el municipio brasileño de Santos, acto al que acudió el alcalde sudamericano Paulo Alexandre Pereira, Duarte ponderó que aunque siga habiendo “incidentes” (sic), hay “instituciones sólidas” de seguridad pública y de procuración de justicia “que hoy” hacen valer el estado de derecho. Luego el gobernador aseguró que el crecimiento económico que ha tenido el estado “no es casualidad”, pues dijo que el reforzamiento de la seguridad contribuye a la atracción de inversiones. Pese a que en la zona conurbada Veracruz-Boca del Río y en Xalapa persiste el cierre de negocios debido a que empresarios se dicen extorsionados, Duarte de Ochoa insistió en que “Veracruz está en calma”. “Hay incidentes, y eso no los vamos a poder evitar, van a seguir sucediendo, pues sólo en la zona conurbada somos más de un millón de habitantes, ocho millones en todo el estado. Lo importante es que hay instituciones firmes, con una gran determinación, instituciones preparadas para, con la ley en la mano, hacer valer el estado de derecho”, reviró el mandatario priista. En Xalapa, el procurador Luis Ángel Bravo se quejó de que a 10 días de haber asumido el cargo encontró su oficina convertida en un “cochinero”. El titular de la PGJ señaló que incluso algunos de sus subalternos con los que llegó a administrar la justicia, se han quejado de que hasta “ratones” encontraron en el inmueble. “Quien tiene un cochinero en sus oficinas debe tener alguna sanción administrativa. No puede ser, hay lugares donde grupos de personas se han quejado de que hasta ratones han encontrado, eso no puede ser, si así tienen la oficina, ¿cómo tendrán un expediente?”, lamentó el fiscal ante los reporteros. Bravo Contreras admitió que la oficina que ahora administra carece de estadísticas sobre feminicidios, denuncias por trata de menores, entre otros datos, situación en la que se comprometió a trabajar. “Se está haciendo un dato verdadero y auténtico. No tengo en la entrega-recepción esa estadística, no se han generado muchos datos informativos que deben ser ya incluso publicados como obligaciones de transparencia”, admitió. El fiscal de Veracruz pidió a la opinión pública un plazo de 90 días para hacer un “corte estadístico” de su trabajo. Luis Ángel Bravo asumió el cargo el pasado 25 de febrero, aun cuando pesan sobre él dos averiguaciones previas, pues en 2011 fue acusado penalmente por golpear en un restaurante a Rodolfo Díaz, un agente del Ministerio Público. Días después, Bravo Contreras intentó sobornar al agente del MP por la disputa de un terreno en la ciudad de Córdoba (Proceso 1947), según consta en las averiguaciones previas FESP/ 145/2011/I y 148E/2011.

Comentarios