Liberan a presunto implicado en el homicidio de excandidato a diputado local

miércoles, 12 de marzo de 2014
VILLAHERMOSA, Tab. (apro).- La Procuraduría General de Justicia del estado (PGJ) informó que Julio César Moreno García, El Loco, presunto cómplice en el asesinato de Francisco Fuentes Esperón y familia, en septiembre de 2009, quedó en libertad debido a una recomendación de la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH). De acuerdo con el procurador Fernando Valenzuela Pernas, la dependencia a su cargo recibió este año la recomendación de la CEDH para que se desistiera de la acción penal contra Moreno García, debido a que el Tribunal Colegiado del Décimo Circuito invalidó 17 pruebas ministeriales por irregularidades en el proceso. “Las evidencias que sirvieron de prueba para su consignación y posterior auto de formal prisión fueron invalidadas por el juez, de tal manera que no había razón jurídica para negar la recomendación”, manifestó. El funcionario estatal aclaró que el error no estuvo en la integración de la averiguación previa, sino en la violación de la presunción de inocencia, que los tribunales federales “han hecho valer fuertemente”, como sucedió en el caso de la francesa Florence Cassez. Explicó que Moreno García fue señalado como cómplice por el menor Marcos Iván Soto Vidal –acusado de ser el autor intelectual del múltiple homicidio–, pero esa declaración y el careo que se realizó posteriormente, dijo, fueron invalidados por el colegiado, “entonces teníamos que concederle toda la razón jurídica, con el respeto que siempre nos merece, al organismo protector de derechos humanos”. Moreno García, El Loco, permaneció cinco años en el Centro de Reinserción Social del Estado (Creset), acusado de participar en el multihomicidio junto con Ricardo Hernández Rodríguez, aún preso, y el presunto autor intelectual del asesinato, Marcos Iván Soto Vidal, El Chelo Satán. La juez segundo penal, Rudy del Carmen Gómez Vázquez, dictó auto de libertad a Moreno García porque el Ministerio Público no presentó conclusiones acusatorias en su contra por los delitos de homicidio calificado, robo y violación. El Loco pudo demostrar que el 5 de septiembre de 2009, cuando ocurrió el múltiple asesinato, que se encontraba laborando en la imprenta Gapa, según testimonios del chofer, trabajadores y secretaria del lugar –quien ese día, dijo, le pagó 350 pesos por semana laborada–, además de los dichos de otros 10 testigos. José Francisco Fuentes Esperón, su esposa Lilián Argüelles y sus hijos Fernando y José Francisco fueron asesinados la madrugada del 5 de septiembre de 2009 en su residencia localizada en esta capital. El político priista –en ese entonces candidato a diputado local– y su esposa, quien también fue violada, recibieron múltiples impactos de bala y los dos pequeños fueron asfixiados. Luego de las investigaciones fue detenido Ricardo Hernández Rodríguez, vigilante de la privada “Los Tucanes”, donde residían las víctimas, y posteriormente El Chelo Satán y Julio César Moreno García. Hernández Rodríguez sigue preso en el Creset y El Chelo Satán recluido en el Centro de Internamiento para Adolescentes, hasta que cumpla la condena de ocho años, máximo que establece la ley, porque cuando ocurrió el multihomicidio era menor de edad. Marcos Iván Soto Vidal, quien era vecino de la familia Esperón Argüelles, siempre ha negado su participación en el cuádruple homicidio, igual que El Loco.

Comentarios