Cierran comuneros planta de bombeo de agua en Colima

jueves, 13 de marzo de 2014
ZACUALPAN, Col. (apro).- En protesta por el incumplimiento de compromisos de parte de autoridades estatales y federales, unos 200 comuneros indígenas de este poblado apagaron los motores del sistema de bombeo del manantial que abastece de agua potable a cerca de 300 mil habitantes de la zona conurbada de la capital del estado. Los inconformes, integrantes del Consejo Indígena por la Defensa del Territorio de Zacualpan, exigen el reconocimiento legal de la asamblea comunal del pasado 23 de febrero, en la que se pronunciaron contra la explotación de una mina de oro en su territorio y destituyeron a la mesa directiva que encabezaba Carlos Guzmán Teodoro, acusado de apoyar el proyecto minero. Como resultado de la suspensión del bombeo del depósito del manantial, ubicado en territorio de Zacualpan, dejó de fluir un caudal de aproximadamente mil metros cúbicos de agua por segundo, por lo que amplias zonas de las ciudades de Colima y Villa de Álvarez se quedaron este día sin agua potable. De acuerdo con el director de la Comisión Intermunicipal de Agua Potable Colima Villa de Álvarez (Ciapacov), Óscar Valencia Montes, la población afectada hasta esta tarde por falta de agua es de alrededor de cien mil habitantes. Jesús Santos Quirino, uno de los representantes del movimiento, advirtió que permanecerán en ese lugar el tiempo que sea necesario hasta que reciban respuesta a sus demandas de parte del gobierno del estado, de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), así como del Registro Agrario Nacional (RAN). Asimismo, responsabilizó al gobierno estatal, a la Procuraduría Agraria y otras dependencias federales de ese sector de la seguridad de los manifestantes y de lo que pueda ocurrir como consecuencia de las movilizaciones. Por su parte, la secretaria de la nueva mesa directiva de Bienes Comunales, Epitacia Zamora Teodoro, dio a conocer un pronunciamiento del CIDTZ, en el que se establece que el sábado 8, en una reunión con la comunidad, los delegados de la Sedatu y del RAN, Óscar Zurroza Barrera y Miguel Barragán Ornelas, entre otros, se comprometieron a registrar el acta de asamblea y a realizar el acto de entrega del sello, libro de actas y demás documentos para que realice su trabajo la nueva directiva. En la misma reunión, en la que también participaron el alcalde de Comala, Braulio Arreguín Acevedo, y el presidente de la Comisión de Derechos Humanos de Colima (CDHEC), Roberto Chapula de la Mora, los servidores públicos se pronunciaron por unanimidad en contra del proyecto minero. Sin embargo, de acuerdo con el CIDTZ, se incumplieron los compromisos, por lo que “vemos claramente que las autoridades de los tres niveles se burlan de nosotros, dejando en claro que es falso lo que dicen respecto de la mina, violando nuestros derechos consagrados en la Constitución y en tratados internacionales”. Sobre el corte del flujo de agua para la capital del estado, el CIDTZ pidió la comprensión de la población e hizo un llamado a que exija a las autoridades “que cumplan con su palabra y que no se instale algún proyecto minero que atente contra el patrimonio cultural de los colimenses, contra nuestra salud y contra nuestra propia vida”.

Comentarios