Artesanos de la Sierra Tarahumara denuncian amenazas de hoteleros

miércoles, 19 de marzo de 2014
CHIHUAHUA, Chih. (apro).- Un grupo de artesanos, indígenas y mestizos del Divisadero Barrancas del Cobre y de miradores Piedra Volada y Tres Cañones denunciaron que recibieron amenazas de parte de empresarios hoteleros para desalojarlos de los puestos en los que han trabajado por más de 50 años. Los denunciantes viajaron a la capital chihuahuense para entregar una carta al gobernador César Duarte Jáquez. Dijeron que también la enviarán al presidente Enrique Peña Nieto, así como a autoridades de la Secretaría de Economía, del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) y del Fideicomiso Barrancas del Cobre, para que interfieran en su favor. Y es que, además de sus demandas hechas desde que instalaron el proyecto turístico Divisadero Barrancas, han debido promover otras por despojo, contaminación del agua y daños a su salud. Se trata de alrededor de 300 habitantes de Mogotavo, Huitosachi, Bacajípare y Areponapuchi del municipio de Urique, que temen ser desplazados por los nuevos proyectos para ampliar el complejo turístico. “La estación de Divisadero y los miradores son una herencia de nuestros padres y abuelos y se han convertido en una de las atracciones turísticas emblemáticas más importantes en la zona Barrancas del Cobre. Integrantes de dos culturas compartimos esta estación y Miradores de una manera respetuosa y con espíritu de colaboración mutua. Juntos hemos dado la bienvenida serrana a turistas de todo el mundo por generaciones”, explicaron en su misiva. En conferencia de prensa, acusaron que los dueños de hoteles y del Parque Aventura Barrancas quieren despojarlos del corredor turístico para ubicarlos a 200 metros, donde hay menos atractivo natural y los visitantes no llegan hasta ese lugar. Según su denuncia, el proyecto del hotel es ampliar el complejo turístico hasta donde ellos venden artesanías y comida, espacio del que son dueños legítimos. Randal Gingrich, de la asociación Tierra Nativa, dijo que aunque hay más visitantes con el parque y ya se empieza a recuperar turismo internacional, éste no beneficia a los artesanos pues se han adecuado los recorridos de tal forma que prefieren el teleférico que cobra 600 pesos, la tirolesa y otros atractivos, que la artesanía raramuri. La artesana explicó que el hotel busca abarcar su proyecto y asilar a los consecuentes a un área de segunda calidad, porque los miradores no tienen el mismo atractivo y estarían lejos del turismo. La propuesta de los indígenas y mestizos inconformes, es que los empresarios amplíen la estación vieja y abran espacios más equitativos donde respeten la multicuturalidad y las visitas hacia la barranca. Así, ambas partes se beneficiarían con el turismo. Martina Tapadera, comerciante indígena, acusó al funcionario del departamento jurídico de la Secretaría de Economía, Sergio Grajeda, de frenar los sus acuerdos y proyectos y ser insensible ante sus demandas. Por ello, pidieron que él y otros funcionarios sean cesados por negligencia. Dijeron que nadie les ha dicho de quién es una tienda ubicada dentro del parque turístico, que goza se privilegios y genera competencia desleal. “Yo le he dicho a Grajeda que no pueden llegar a barrer mi casa cuando ya está barrida”, indicó Martina Tapadera. Rosario Isaías, comerciante mestiza, agregó que el pasado puente vacacional hubo mucha visita, pero mientras los empresarios cobran 250 por persona en el teleférico, hubo días que ellos no ganan ni cien pesos. Lorenzo Moreno Pajarito, gobernador de Bacajipare, informó que las promesas acordadas con César Toledo, funcionario de Turismo estatal, no han sido cumplidas. Hace aproximadamente un mes, los comerciantes se manifestaron en el Parque Aventura y les prometieron regular el agua que desechan los hoteles para no contaminar, proteger los ojos de agua, colocar guarda ganados, entre otras acciones que incluso, fueron difundidas por gobierno del estado, pero no han sido cumplidas.

Comentarios