Piden limpiar nombres de estudiantes del ITESM asesinados

miércoles, 19 de marzo de 2014
MONTERREY, N.L. (apro).- Estudiantes, familiares, activistas y amigos de Jorge Mercado y Javier Arredondo, abatidos al interior del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores Monterrey (ITESM), un día como hoy del 2010, demandaron a la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) limpiar sus nombres, porque para la autoridad son todavía sicarios. Durante un festival cultural efectuado esta tarde en el Parque Tecnológico, afuera del campus central de la institución, en presencia de unas 200 personas, Rosa Elvia Alonso y Joel Medina, padres de Jorge, exigieron que se haga justicia, pues consideraron inaceptable que a cuatro años del homicidio, aún no haya personas juzgadas. Los familiares recordaron que únicamente un militar fue procesado, pero por alterar evidencias en la escena del crimen; luego resultó absuelto. Alejandro Sánchez, abogado del organismo Ciudadano en Apoyo a los Derechos Humanos (Cadhac), informó que viajó recientemente a la Ciudad de México y en la Procuraduría General de la República (PGR) tuvo acceso al expediente, formado por más de 30 carpetas. Además de corroborar que el caso está en manos de la justicia civil, informó que esperan que el ministerio público consigne el expediente a la brevedad, para conocer quiénes serán acusados por el asesinato. Al leer un pronunciamiento conjunto de la Asamblea Estudiantil del Tec, agrupación no reconocida oficialmente por la institución, Enrique David Guerrero, uno de sus integrantes, lamentó la lentitud con que se ha desarrollado el proceso para someter a juicio a los militares de la unidad Néctar Urbano 4, quienes participaron en el incidente ocurrido dentro del campus, frente a la esquina de las avenidas Garza Sada y Luis Elizondo. Los estudiantes enlistaron sus demandas: limpiar el nombre de sus compañeros, una disculpa pública de la Sedena por el homicidio, el proceso de los involucrados conforme a derecho, la erradicación de la tendencia de inculpar falsamente a las víctimas de fuego cruzado y que las universidades de todo el país se solidaricen con las causas ciudadanas. En la reunión estuvieron Pereseo Quiroz, director de Amnistía Internacional México y Consuelo Morales, presidenta de la organización Cadhac. Ambos se comprometieron a insistir ante las autoridades que se haga justicia para los jóvenes. A la concentración también acudió José Arredondo Rodríguez, tío de Javier, en representación de los padres del joven asesinado, que viven en Baja California. Durante la tardeada hubo interpretación de números musicales y lectura de poemas alusivos a la violencia en México y en memoria de Jorge y Javier. Por la mañana, directivos y alumnos del Tec efectuaron una ceremonia luctuosa con motivo del cuatro aniversario del asesinato de los alumnos. En el evento que inició a las 09:00 horas, en los jardines de la institución, estuvieron presentes el rector del Tecnológico, David Noel Ramírez Padilla, y el rector de la zona norte, Víctor Gutiérrez Aladro. En la explanada del centro estudiantil fue colocada una placa en memoria de los dos estudiantes abatidos aparentemente por soldados. Ahí, Blas José Flores, presidente de la federación de estudiantes del ITESM, llamó a sus compañeros a vivir el ejemplo de sus compañeros. “La mejor forma en la que podemos honrar la memoria de nuestros destacados compañeros es apegarnos y vivir profundamente a través del ejemplo, principios y valores como la ética, la honestidad y un riguroso compromiso cívico y ciudadano que nos permita desarrollar una mejor sociedad, de mayor responsabilidad”, dijo. El único orador en el programa recordó que, al momento de su muerte, Jorge Antonio era estudiante de maestría en Ciencias, con especialidad en Sistemas de Manufactura, y que Javier Francisco cursaba el doctorado en Ciencias de Ingeniería. Luego, se guardó un minuto de silencio para honrar su memoria, pero no hubo demandas de justicia.  

Comentarios