Otra vez en Oaxaca... Mujer da a luz en la calle al encontrar cerrada la clínica

jueves, 20 de marzo de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- El gobernador de Oaxaca, Gabino Cué, anunció el pasado viernes 14 la firma del Convenio para la Atención Integral en los Servicios Obstétricos con Cero Rechazo a mujeres embarazadas. A seis días del anuncio, Juana García Jiménez tuvo que parir en la calle frente a la clínica de Ejutla de Crespo, en el Valle Central de la entidad, debido a que el lugar fue cerrado por falta de personal médico. El esposo de la mujer, Fidel Santos Méndez, de oficio carbonero, asistió el parto en la calle alrededor de las siete de la noche del pasado miércoles 19. Minutos después la pareja se trasladó a una clínica particular para que Juana García recibiera atención médica, por la que deberá pagar 2 mil 500 pesos. El pasado jueves 6 ocurrió un caso similar, cuando Laura Jarquín Reyes dio a luz en el jardín del Centro de Salud de San José Manialtepec, en la región de la Costa oaxaqueña, debido a que la institución estaba cerrada, supuestamente porque a la hora que llegó el servicio al público ya había concluido. En los últimos seis meses se han documentado al menos otros siete casos de mujeres que parieron en patios o calles de Oaxaca por presunta negligencia médica y que motivaron que la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) emitiera la Recomendación 1/2014 al gobierno de Gabino Cué por la “inadecuada atención médica”. El pasado 28 de febrero, la indígena zapoteca Oricel Santiago Gómez parió en el baño del albergue del Hospital Comunitario “La Paz”, localizado en el municipio de Santo Domingo Teojomulco, en la Sierra Sur. El 6 del mismo mes, la señora Liliana Ramírez denunció que su hija menor de edad parió en el interior de un automóvil, justo a la entrada de urgencias del hospital del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), en el puerto de Salina Cruz. El pasado 27 de enero, Nancy Salazar López alumbró en la calle, en la entrada de consulta externa del hospital “Pilar Sánchez Villavicencio” de Huajuapan de León. El 3 de octubre de 2013, la indígena mazateca Irma López tuvo a su hijo en el patio trasero de la clínica rural del municipio de Jalapa de Díaz, y el 25 del mismo mes Cinthia Gisel López dio a luz en el baño de la posada del Centro de Salud del municipio de San Jacinto Amilpas. Otro caso ocurrió el 5 de noviembre de ese año, cuando Alma Ruth Mendoza parió en la calle, en las inmediaciones de la clínica del municipio de San Antonio de la Cal. Antes, el 18 de julio de 2013, otra indígena mazateca, Cristina López, relató que “se arrepintió” de haber ido a la clínica de Jalapa de Díaz, ubicada a 40 minutos de su pueblo “Camino Ixcatlán”, porque pagó 200 pesos y finalmente no la atendieron. El pasado viernes 14, Gabino Cué anunció una inversión de 7.2 millones de pesos para habilitar 50 salas de parto y destacó la firma del Convenio para la Atención Integral en los Servicios Obstétricos con Cero Rechazo a mujeres embarazadas. Con ello dio respuesta a los cuestionamientos por la presunta negligencia de la que fueron víctimas ocho mujeres en la entidad. Ese viernes, durante la Primera Sesión Ordinaria del Consejo Estatal de Salud 2014, Cué subrayó que “el propósito de llevar a cabo acciones inmediatas, con la participación de los sectores públicos, privados y sociales, es para brindar una mejor atención a las usuarias de los servicios obstétricos de la entidad. Por esa razón, dijo, “el gobierno de Oaxaca ha venido fortaleciendo la capacidad resolutiva de las unidades médicas de primer nivel, habilitando para ello un total de 50 salas de atención de parto en igual número de unidades médicas de las seis Jurisdicciones Sanitarias, con una inversión estatal de 7.2 millones de pesos”. Asimismo, resaltó que en los últimos tres años se ha realizado un gran esfuerzo para acercar los servicios básicos de salud a todas las familias oaxaqueñas, al tiempo de incrementar la capacidad resolutiva de las unidades de primero y segundo nivel.

Comentarios