Niega empresario "moche" para Márquez; fue un regalo a la comunidad, dice

jueves, 27 de marzo de 2014
GUANAJUATO, Gto. (apro).- El empresario panista Ramón Merino Loo aseguró que “donó” una rueda giratoria a un jardín de niños de una comunidad de Acámbaro, para “quedar bien” con la comunidad y con el gobernador Miguel Márquez, porque tiene aspiraciones políticas. Negó que el donativo sea producto de un “moche” solicitado por el mandatario estatal con quien estuvo en una gira oficial de trabajo. “Estoy haciendo proselitismo…tengo aspiraciones políticas” admitió el empresario, quien dijo pretender una candidatura del PAN para convertirse en diputado federal el próximo año. Ayer el portal informativo Códigos, los signos del estado, publicó una nota sobre una conversación entre Merino Loo y el gobernador Márquez después de la inauguración de una planta de tratamiento construida por la empresa de Merino –quien fue diputado federal del PAN en el 2009- en San José Iturbide. La plática fue escuchada por un reportero que cubrió el evento. Ramón Merino le dijo a Márquez que “ya tenía listo el juego que le había pedido”. Posteriormente, el reportero preguntó al gobernador sobre el tema, y éste respondió que el empresario se había referido a algo que comentaron en “un evento del partido allá en Acámbaro”. El gobernador aseguró al reportero que el obsequio del que hablaba Merino no tenía nada qué ver con la obra que se estaba inaugurando en San José Iturbide. “Nada tiene que ver con la planta…es un miembro activo del PAN, es un empresario, ¿cuál es el problema?”, y le pidió investigar. “Pues ahorita lo estoy investigando con usted”, le reviró el reportero. En entrevista telefónica con Apro efectuada este jueves, Ramón Merino quiso aclarar lo que calificó como un malentendido y se enredó aún más. Según explicó, el 9 de enero fue invitado a una gira del gobernador en el municipio de Acámbaro, en la cual inauguraría un centro de salud en la comunidad de Santiaguillo. “De ahí es mi esposa, es la tierra de los ancestros de mi suegro y donde tenemos un ranchito”, dijo Merino, ingeniero químico egresado de la Universidad de Guanajuato, y quien durante su periodo como diputado federal fue miembro de la comisión de Recursos Hidráulicos. De acuerdo con su versión, los maestros del jardín de niños de la localidad le pidieron al gobernador que los apoyara con juegos infantiles, pero Márquez les aclaró que no podía porque no contaba con un programa para ello. Entonces Merino se ofreció a atender la solicitud y explicó por qué: “Como yo ando haciendo proselitismo, tengo pretensiones políticas, me ofrecí a dar uno. El diputado Chelis Oliveros (también panista) se ofreció a dar otro, y Paco Arreola (diputado local del PAN) uno más”. Quiero una diputación, es más relajado… Merino dijo haber pagado siete mil 500 pesos por la rueda giratoria, misma que entregó –dijo—desde mediados de febrero. Incluso mencionó que había fotografías de este hecho en su muro de Facebook. En efecto, al consultar su página en la red social, se pudo verificar que las fotografías donde está con su esposa y alumnos de preescolar, existen pero fueron publicadas la medianoche del miércoles. Es decir, después de que se divulgó la conversación que tuvo con el gobernador Márquez. --¿Puede decir con exactitud la fecha en que entregó ese juego?—se le preguntó --Lo entregué hace unas dos o tres semanas, no tengo en la memoria en este momento la fecha, la verdad—respondió el empresario. En su relato, Merino refirió que no había podido hablar antes con el gobernador “para reportarle que ya estaba hecho” lo del juego para la escuela acambarense, pues aunque lo vio el 6 de marzo en el segundo informe del Ejecutivo, le fue imposible “por tantas miles de gentes que lo estaban saludando”. “Lo vi en el informe, pero de lejos. No había tenido oportunidad de decirle hasta ahora en San José Iturbide…le estaba dando una especie de reporte, yo quería quedar bien con la comunidad, con mi esposa, con sus familiares y con el gobernador”, soltó. --¿Y ya que dice tener aspiraciones, cuáles son?—se le inquirió. “Pues ya fui diputado federal, invitado por el PAN, antes me habían invitado los del PRD, ahora no sé si me vayan a invitar algo (…) no sé todavía cuáles (aspiraciones) ya ve que no depende de uno. Cuando fui diputado federal fue porque un grupo de amigos me propusieron”. Reconoció haber apoyado al expresidente Vicente Fox en su campaña a través de la asociación Amigos de Fox –envuelta en escándalos por sus oscuros manejos financieros- y haber asistido en un principio a varias actividades al Centro Fox en el rancho de San Cristóbal, “aunque ya no voy, porque ya no me dejan”. En otro arranque de franqueza, reveló su verdadero interés político: “Yo creo que donde podría ser útil a mi estado, a mi país es como diputado federal. Como alcalde se me hace muy complicado, como alcalde hay que trabajar 24 horas, es más demandada, como diputado uno tiene más tiempo de recesos, tienes más libertad”.