Funcionario se disculpa con indígena que parió en patio de centro de salud

lunes, 31 de marzo de 2014
MÉXICO, D.F., (apro).- La Secretaría de Salud de Oaxaca ofreció una disculpa pública a Irma López Aurelio, quien parió en el patio central del Centro de Salud Rural del municipio de San Felipe Jalapa de Díaz, Oaxaca, el 2 de octubre pasado, luego de que personal le negó la atención médica. La disculpa, formulada en una hoja sin membrete y firmada por el secretario de salud estatal, Germán Tenorio Vasconcelos, fue redactada el pasado 20 de marzo, en cumplimiento de la recomendación 1/2014 emitida por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos y publicada en el portal de la administración estatal www.oaxaca.gob.mx. A seis meses del incidente, el titular de Salud de Oaxaca se disculpó con la indígena mazateca por la “inadecuada” atención médica hacia ella y su hijo. También “por las afectaciones a sus derechos de libertad y autonomía reproductiva, protección a su salud, a la vida, a la integridad y seguridad personales, a la igualdad y no discriminación y a una vida libre de violencia”, señala la carta. Y como consecuencia de esa irresponsabilidad, añade el documento, “el Estado de Oaxaca pide perdón a Irma López Aurelio y su menor hijo por la inadecuada atención médica de los hechos suscitados el dos de octubre de 2013”. Asimismo refiere que la petición de perdón “se formula sobre la base del reconocimiento de las implicaciones de los hechos referidos de la persona afectada, así como la vida comunitaria y social de Oaxaca. “El presente reconocimiento tiene el propósito de contribuir a la reparación del tejido social y comunitario en la falta de atención y prestación de servicios médicos hacia Irma López Aurelio y su menor hijo”, concluye la carta. López Aurelio, fue la segunda madre que parió, sin adecuada atención médica, afuera del centro de Salud de San Felipe. En aquella ocasión, según su propia versión, el médico que atiende los partos no se encontraba en la clínica y la enfermera encargada le pidió que saliera a caminar porque todavía le faltaba tiempo para tener a su hijo. En los últimos seis meses, al menos ocho mujeres han tenido que parir en la calle o fuera de los hospitales por falta de atención oportuna o simple y sencillamente porque el personal médico las regresa o las pone a caminar. El pasado 19 de marzo ocurrió el caso más reciente. Juana García Jiménez parió en la calle frente a la clínica de Ejutla de Crespo, en el Valle Central de Oaxaca, debido a que el lugar fue cerrado por falta de personal médico. Su esposo, Fidel Santos Méndez, de oficio carbonero, asistió el parto. Luego se trasladaron a una clínica particular para que recibieran atención médica, cuyo costo fue de dos mil 500 pesos. Frente a esa situación, el viernes 14 de marzo, el gobernador Gabino Cué Monteagudo anunció una inversión de 7.2 millones de pesos para habilitar 50 salas de parto y destacó la firma del Convenio para la Atención Integral en los Servicios Obstétricos con Cero Rechazo a mujeres embarazadas. Con ello dio respuesta a los cuestionamientos por la presunta negligencia de la que fueron víctimas ocho mujeres en la entidad.

Comentarios