Cae exlíder sindical de Tabasco acusado de enriquecimiento ilícito

domingo, 9 de marzo de 2014
VILLAHERMOSA, Tab. (proceso.com.mx).- El gobierno del estado reportó que el exdirigente del Sindicato Independiente del Colegio de Bachilleres de Tabasco (Sicobatab), José Ramón Díaz Uribe, fue detenido la tarde de este sábado 8 de marzo en la ciudad de Tlaxcala, Tlaxcala. Vía terrestre fue trasladado a esta capital donde hoy alrededor de las 8:00 horas arribó a la Procuraduría General de Justicia del estado (PGJ), donde fue valorado médicamente y luego de trámites de rigor, ingresado al Centro de Reinserción Social del Estado (Creset). El exlíder sindical fue puesto a disposición de la juez sexto penal de primera instancia, quien el 1 de marzo del año pasado libró orden de aprehensión en su contra por los delitos de peculado, ejercicio indebido de servicio público, operaciones con recursos de procedencia ilícita y enriquecimiento ilícito en agravio del Colegio de Bachilleres de Tabasco (Cobatab) y del Sicobatab. La orden de aprehensión en su contra deriva de la averiguación previa número DGI- 015/2013, consignada por la PGJ. Al momento de su detención, Díaz Uribe portaba una credencial de elector falsa, con su fotografía y el nombre de Kevin Daniel. Desde hace un año estaba prófugo de la justicia y esta mañana, al ingresar esposado al edificio de la PGJ, desencajado y nervioso, sólo comentó a los medios de comunicación: “Llévenle la foto a Jaime Mier”. Jaime Mier y Terán, director del Colegio de Bachilleres de Tabasco (Cobatab), fue quien presentó la denuncia penal en su contra, luego que Díaz Uribe  pretendió paralizar la institución educativa para seguir conservando privilegios y corruptelas en esa institución, tras 17 años de cacicazgo sindical. En febrero pasado, Mier y Terán había denunciado que la reacción de Díaz Uribe obedecía a que se le habían quitado los millonarios recursos que los gobiernos priistas le entregaban ilegalmente, con lo que amasó enorme fortuna. Entre ellos, 10 millones de pesos anuales para una supuesta caja de ahorro y 330 mil pesos mensuales “a la mano” para supuesta “operatividad” del sindicato, entre otras prebendas. Y para probarlo, exhibió una lista de 16 millonarias propiedades, entre ranchos, terrenos y mansiones, que aparecen en el Registro Público de la Propiedad a nombre de Díaz Uribe, así como de sus dos hijas, suegro, suegra, un hermano y cuñada, con usufructo vitalicio  para él y su esposa Verónica Hernández Medina, a quien también se le investiga por enriquecimiento ilícito. A partir de la denuncia penal 34/2013 y por petición de la PGJ, la juez sexto penal de primera instancia, Guadalupe Vázquez, ordenó el embargo precautorio de 13 bienes de Díaz Uribe. Entre ellas, el lote 5-A, manzana 10 y construcción de 457.334 metros cuadrados en el fraccionamiento Campestre Tabasco 2000, el más caro de Villahermosa, valuado en un millón de dólares, según Mier y Terán, escriturado a nombre de Díaz Uribe el 5 de septiembre de 2011. El valor catastral de la propiedad es de un millón 283 mil 950 pesos. En abril de 2007, Díaz Uribe ya había comprado en ese mismo fraccionamiento el lote 32, manzana 11, de 638.391 metros cuadrados a nombre de su suegra Úrsula Medina Flores, en un millón de pesos. Coincidentemente, en esa fecha (abril de 2007) el gobierno de Andrés Granier Melo pagó al Sicobatab el “bono sexenal” para los tres mil afiliados que no liquidó la saliente administración de Manuel Andrade Díaz en 2006, estimado en más de 10 millones de pesos. Karen Paola y Jessica Daniela Díaz Hernández, hijas de Díaz Uribe, aparecen como propietarias de cuatro predios en la Ranchería Ixtacomitán, tercera sección, municipio de Centro (Villahermosa), con las siguientes medidas: Uno de 58 mil 188.74 metros cuadrados (más de cuatro hectáreas y media), otro de cuatro hectáreas, uno más de 3 mil 631.57 metros cuadrados y el cuarto de mil 870.86 metros cuadrados. Este último fue comprado para sus nietas por Roldán Hernández Flores, suegro de Díaz Uribe, en el que éste y su esposa Verónica Hernández se reservan el “usufructo vitalicio”, como en todas las propiedades. En noviembre de 1988, Hernández Flores había adquirido del Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos (Banobras) el lote 27, manzana 13, en el fraccionamiento Heriberto Kehoe Vicent, de 180 metros cuadrados, por 586 mil 623 pesos. Jessica Daniela aparece también como propietaria de un predio urbano de 267 metros cuadrados en Villa Playas del Rosario, Centro, y su hermana Karen Paola de dos más: uno de 451.78 metros cuadrados en el poblado Medellín y Pigua, y otro de 600 metros cuadrados en Ranchería Boquerón, primera sección, también del municipio de Centro (Villahermosa). Óscar Antonio Díaz Uribe, hermano del exdirigente del Sicobatab, figura como dueño de un predio en la colonia Sabina, Centro, de 306 metros cuadrados, y el departamento 002, de 300 mil pesos, en el edificio 10-B, lote 2 del condominio “Carrizales”, en el fraccionamiento Tabasco 2000 de esta capital. También es dueño de dos hectáreas 410 metros en la Ranchería Plutarco Elías Calles, Centro, y de mil 893.73 metros cuadrados en el mismo lugar. Asimismo, del lote 36 manzana 1 de 105 metros cuadrados en el Fraccionamiento Los Naranjos de la Ranchería Saloya, municipio de Nacajuca, con valor de 639 mil 200 pesos. Finalmente, la cuñada, Adriana Hernández Medina, aparece  como propietaria del lote 4 manzana 10, de 160 metros cuadrados, en el exclusivo Fraccionamiento Real del Ángel de Villahermosa, con un costo de 250 mil pesos. De acuerdo con Mier y Terán, Díaz Uribe percibía un salario menor a los 50 mil pesos mensuales como líder del sindicato del Cobatab. Durante un debate cara a cara con Mier y Terán, en un noticiero de radio, en febrero del año pasado, Díaz Uribe no sólo no pudo rechazar las propiedades descubiertas, sino que además confesó que de los 330 mil pesos mensuales que el Cobatab le entregaba mensualmente a la mano para “operatividad” del sindicato, la mitad lo “repartía” con los anteriores directores y directoras del Cobatab. Díaz Uribe se encuentra recluido en una celda contigua a la que, desde junio del año pasado, ocupa en el Creset el ex secretario de Finanzas, José Manuel Saiz Pineda, acusado de los delitos de peculado y lavado de dinero.

Comentarios