Indígenas denuncian maltrato en clínica del IMSS de Chiapas

domingo, 9 de marzo de 2014 · 07:31
TUXTLA GUTIÉRREZ, Chis. (proceso.com.mx).- Alrededor de 500 mujeres y hombres indígenas de la etnia chol pertenecientes a la organización Laklumal Ixim (Nuestro Pueblo de Maíz) marcharon este sábado en el ejido Nueva Esperanza, municipio de Tila, para conmemorar el 8 de marzo, Día Internacional de las Mujeres, y exigir al gobierno que se respeten sus derechos humanos. Mujeres del ejido Nueva Esperanza denunciaron nuevamente que personal de la clínica rural del IMSS sigue violando sus derechos humanos. En particular, señalaron a la doctora Ana Lilia Díaz Grajales, “quien se comporta de manera racista y con maltratos al atender a las mujeres”. Acusaron que Díaz Grajales envió un reporte para dar de baja del programa Oportunidades a 90 mujeres del ejido, como represalia porque denunciaron maltrato y violaciones a sus derechos humanos y organizarse en la resistencia contra las altas tarifas de energía eléctrica. Miembros del Comité de Salud, promotoras de Salud y mujeres de Nueva Esperanza que participaron en la marcha aseguraron que en distintas ocasiones solicitaron a Díaz Grajales que proporcione información del listado de las “90 señoras dadas de baja” de Oportunidades, pero ella se negó en todo momento a dar esos datos. Las mujeres denunciaron que la doctora ya concluyó su contrato pero se niega a irse y está violando sus derechos humanos al darlas de baja de manera arbitraria de Oportunidades. Las inconformes señalaron que “para pesar a los niños y atender a las mujeres (la doctora) exige que lleguen desde las tres de la madrugada, pero ella llega hasta las 8:30 de la mañana” y que les dice: “No, no te voy a checar la cartilla, a mí nadie me puede correr”. Señalaron que muchas mujeres que madrugan están enfermas. “No es justo que nos las atienda y las ofenda”, y en tono de burla les dice que “es en venganza contra la comunidad por haber sacado a su prima", la doctora Elizabeth Mirafuentes Ramírez, quien también fue acusada de maltratar a los enfermos. Las mujeres exigieron que Ana Lilia Díaz Grajales sea retirada de la comunidad porque no ha respetado la dignidad y los derechos humanos de sus pacientes, además que las 90 mujeres que han sido dadas de baja de manera arbitraria y sin fundamento de Oportunidades sean reintegradas al programa.