Senadora que perdió vuelo por llegar tarde, busca ahora sanciones contra malas aerolíneas

martes, 1 de abril de 2014
CANCÚN, Q. Roo (apro).- Diez meses después de protagonizar un escándalo en el aeropuerto de este destino turístico, al perder el vuelo que la trasladaría a la Ciudad de México, la senadora perredista Luz María Beristáin presentó una iniciativa de reforma a la Ley de Aviación Civil que busca penalizar a las aerolíneas que prestan mal servicio al público usuario. “La iniciativa busca defender los derechos de los consumidores”, dijo la legisladora. El 29 de mayo de 2013 se dio a conocer un video en el que se observa que la senadora discute con una empleada de Viva Aerobús. A pesar de llegar con nueve minutos de retraso, la legisladora intentó amedrentar con su fuero a la empleada, quien respondió que no podía hacer nada para ayudarla. En la exposición de motivos de la iniciativa promovida por Luz María Beristáin, de la corriente perredista Nueva Izquierda (NI), se precisa: “Un retraso en un vuelo afecta la calidad de vida de los usuarios en el ámbito personal, laboral e inclusive puede afectar aspectos más delicados como la salud humana si es que el viaje se realiza con fines médicos”. Esta problemática, destacó la legisladora, no había sido prevista, ya que no existe un dispositivo legal que se ocupe de sancionar o exigir que los compromisos adquiridos por las aerolíneas se cumplan y, ante este vacío legal, muchas líneas aéreas han abusado para brindar malos servicios que generen ganancias. Y subrayó: “La iniciativa busca que las líneas aéreas adopten medidas que incidan en el cumplimiento de lo pactado en sus servicios aeronáuticos”. También precisó que la iniciativa “básicamente propone compensar con 10% del costo total del boleto de avión por cada hora en la que la aerolínea incurriera en retrasos”. Es decir, “si un vuelo saliera con dos horas de retraso, la aerolínea tendría que reintegrar al usuario con 20% del valor de la tarifa”, agregó. Luz María Beristáin sostuvo que la medida impactaría financieramente a todas las empresas del sector que inciden en retrasos en sus horarios de salida y llegada y que, “lamentablemente, se ha vuelto una actividad común en nuestro sector de la aeronáutica”.

Comentarios