Escala pugna entre aspirantes a encabezar el PRI-Guanajuato

miércoles, 2 de abril de 2014
GUANAJUATO, Gto. (apro).- Pese al pacto de civilidad suscrito ante el líder nacional el PRI, César Camacho Quiroz, la contienda interna para elegir a la fórmula de presidente y secretario general de ese instituto político en la entidad entró en una fase crispación. Los dos más fuertes contendientes se trenzaron este miércoles en acusaciones mutuas en presencia del secretario de Organización del CEN del PRI, José Encarnación Alfaro Cázares. El notario celayense Alejandro Lara Rodríguez presume el respaldo del diputado federal Francisco Arroyo Vieyra y el dirigente sindical Santiago García el apoyo del dirigente nacional de la CNC, Gerardo Sánchez, del senador Miguel Ángel Chico Herrera, y de la alcaldesa de León, Bárbara Botello Santibáñez. El tercer aspirante es Jaime Martínez Tapia, de San Miguel Allende, quien ya ocupó la dirigencia estatal tiempo atrás, cuando el PRI aún detentaba el gobierno del estado. Los bandos de Alejandro Lara y Santiago García profirieron amenazas y desataron el hostigamiento contra alcaldes; también promovieron despidos de funcionarios por no respaldar a su respectivo candidato. Más aún, protagonizaron hechos violentos como el lanzamiento de una bomba molotov a la casa del presidente municipal de Tarandacuao, Tarsicio Pineda. El propio aspirante Santiago García denunció –a través del noticiero radiofónico Así sucede de Celaya– que los diputados locales Javier Contreras, Felipe Orozco y Pedro Chávez, seguidores de su oponente Alejandro Lara, recorren la entidad para amedrentar a los presidentes municipales y a dirigentes de los comités, con el fin de que respalden a Lara Rodríguez. Así, Santiago García responsabilizó a Javier Contreras de haber consumado las derrotas del PRI en la elección del 2012, en su calidad entonces de presidente del partido. También señaló que los legisladores han advertido a varios alcaldes que “si no se alinean con Lara” habrá represalias a través de la revisión de las cuentas públicas en el Congreso, o al momento de aprobar el presupuesto de cada uno de esos municipios. “No es una forma de hacer política, se trata de una actitud desesperada porque su candidato ya no despegó, ya no les dio el resultado que ellos esperaban, y recurren a las viejas prácticas del pasado (sic) que no le abonan a la contienda”, acusó Santiago García. Incluso denunció que la noche del lunes pasado los tres diputados priistas visitaron al alcalde de Tarandacuao, Tarsicio Pineda, quien se negó a respaldar a  Alejandro Lara y poco después una bomba molotov fue arrojada a la cochera de su domicilio. “Acudieron a las altas horas de la noche para presionar al alcalde de Tarandacuao diciéndole que si no inducía el voto a favor de su candidato, le iban a echar al órgano fiscalizador”. Esa acción, abundó, “da tristeza y pena, pues media hora después que salieron los tres diputados, Javier Contreras, Pedro Chávez y Felipe Orozco, inexplicablemente fue incendiada con una bomba molotov la cochera de la casa del alcalde”, narró Santiago García. Al respecto, el legislador Javier Contreras negó las acusaciones y acusó a la contraparte de haber sido ellos quienes “traicionaron” a los candidatos en el 2012 para perder la elección de gobernador. “No sé de dónde sacaron que yo amenazo a alcaldes… a lo mejor los de Santiago están desesperados porque van a perder y no saben qué inventar”, reviró. Mientras que en Tarimoro la dirigente municipal del PRI, Yesenia Puga, fue destituida como secretaria del ayuntamiento por el alcalde Marco Antonio Retiz, debido a que ella ha dado su respaldo a Alejandro Lara y no a Santiago García, según denunció la propia exfuncionaria. “Ayer a las ocho de la mañana fui obligada a dejar mi cargo y amedrentada”, acusó. Con ella fueron también despedidos la tesorera Hermelinda Jiménez y el oficial mayor Pedro Torres, así como otro trabajador de Obras Públicas y una empleada más en el DIF municipal. Este mediodía los tres aspirantes se reunieron a puertas cerradas con el secretario de organización del CEN, José Encarnación Alfaro, quien al salir dijo a los medios que al momento no hay una sola denuncia formal por las amenazas o los actos violentos, y que éstos son ajenos a la contienda interna, por lo que deslindó al partido de los señalamientos. En la elección interna del próximo domingo 6, los consejeros votarán en cada uno de los 46 municipios donde se instalarán mesas receptoras. Además habrá un delegado del CEN por cada centro receptor “para blindar el proceso” y ese mismo día se conocerá al nombre del nuevo presidente del PRI en la entidad.