Acusado de abuso sexual contra menor enfrentará proceso en libertad

lunes, 21 de abril de 2014
MÉXICALI, B.C. (apro).- Las bondades de la legislación penal en esta entidad volvieron a aflorar después de que el conserje de un Jardín de Niños de esta ciudad, acusado de abusar de una menor de cuatro años de edad enfrentará el proceso en libertad. El Código Penal estatal considera como no grave el delito de abuso sexual; incluso, la sentencia puede oscilar entre los cuatro y ocho años de prisión, y una multa de hasta 200 salarios mínimos. Con base en esa legislación, el juez de Garantías del nuevo Sistema de Justicia Penal en el estado, Gerardo Aceves Salazar, determinó que el conserje interino del Jardín de Niños “Héroes de Nacozari” del fraccionamiento FOVISSSTE, en esta capital, de 32 años, enfrente el proceso en libertad. El proceso penal contra el abusador tendrá una duración de cuatro meses, tiempo en el que se definirá su situación jurídica, por lo que durante este tiempo deberá mantenerse en la entidad y presentarse en el juzgado a firmar cada semana. De acuerdo con la versión de alumnas de segundo grado de educación preescolar, el 8 de enero pasado, cuando regresaron a clases después del periodo vacacional de diciembre, Víctor “grande” –como se refieren al presunto abusador para diferenciarlo de un alumno con el mismo nombre del conserje– las invitó a jugar a “las escondidas” y a “las atrapadas” en la parte trasera del inmueble, y luego les pidió que jugaran al “papá y a la mamá” en los baños, donde él hacía el papel de padre, mientras la niña afectada fungía como la mamá y otras como las hijas, a quienes aquel les cambiaba “el pañal”. El dictamen pericial ginecológico determinó que el himen de la menor de cuatro años se encuentra íntegro, y también se descartaron lesiones anales. Sobre el examen psicológico que se le practicó a la pequeña, aún sigue en proceso, por lo que aún no se pueden establecer las afectaciones. La defensa del inculpado presentó a un perito privado que ponderó la importancia de los exámenes señalados para determinar la inocencia del conserje, y también llevó a cuatro testigos de descargo, entre ellos otro conserje del centro educativo, la auxiliar de educadora y personal de una oficina contigua a los baños. Asimismo confió en que se probará la inocencia de su cliente ante la "inconsistencia e incongruencia" del testimonio de la menor, así como imprecisiones de modo, tiempo y lugar. No obstante, el juez de Garantías consideró determinante la narración de RM, la niña de cuatro años de edad que supuestamente fue abusada, debido a que identificó a Víctor “grande” y detalló el lugar donde se cometió la agresión sexual. Ante la impericia de la agente del Ministerio Público (MP) para ofrecer pruebas suficientes para vincular al conserje a proceso por violación impropia, el juez reclasificó el delito para proceder por abuso sexual, debido a que –determinó– “entre las 11 y las 12 horas de ese día el imputado entró al baño donde se encontraba la niña, la subió a la taza del baño donde le bajó su pantalón y sus pantaletas hasta las rodillas para tocar sus genitales, y la frotó con sus dedos” de manera dolosa hasta que sonó la campaNa del segundo receso escolar, que permitió a la pequeña regresar a su salón de clases. El MP señaló que el proceso judicial contra el conserje tendrá una duración de cuatro meses, a fin de integrar testimonios de otras dos niñas que participaban en los juegos sexuales. Por separado, la Contraloría Interna del Sistema Educativo Estatal (SEE) también inició una investigación para determinar la responsabilidad administrativa de la directora del plantel, Beatriz Hirales Pérez, la maestra Martha Gómez y la auxiliar de educadora Fabiola Garibaldi. Hirales Pérez –hija de Dionisio Hirales Corral, exdirector de la policía municipal y emblema de la sección 37 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, cuyo edificio lleva su nombre– fue separada de su cargo y puesta a disposición del Departamento de Educación Preescolar del SEE hasta que se determine su situación jurídica. Padres de familia la señalan de proteger al conserje, debido a que, dijeron, conoció quejas de abuso sexual desde marzo del año pasado, y desestimó las denuncias de al menos dos niñas en este ciclo escolar.

Comentarios