Cofepris suspende clínica donde murió paciente en cámara hiperbárica

miércoles, 23 de abril de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- Un día después de la muerte de un hombre de 70 años que fue “olvidado” dentro de una cámara hiperbárica, la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) suspendió la clínica Médica Hiperbárica de Toluca. En un comunicado, la dependencia de la Secretaría de Salud federal informó que, en coordinación con las autoridades sanitarias del Estado de México, se colocaron hoy sellos de suspensión en la clínica privada y se inició la verificación de las condiciones en que operaba, si aplicaba los protocolos clínicos correspondientes y si usaba equipos y medicamentos aprobados por la Cofepris. El lunes pasado, Filemón Consuelo Larios, de 70 años, murió en la clínica ubicada en avenida Paseo Colón número 613, colonia Moderna de la Cruz en Toluca, cuando personal médico “olvidó” sacarlo de la cámara hiperbárica, donde estuvo más de 12 horas. Este miércoles, el comisionado de Operación Sanitaria de la Cofepris, Álvaro Pérez Vega, informó que los sellos de suspensión sanitaria permanecerán hasta que concluya la investigación que en materia penal realiza la Procuraduría General de Justicia del Estado de México (PGJEM) y se garantice la correcta prestación de servicios. La Cofepris y la autoridad sanitaria mexiquense reiteraron a la población su recomendación de evitar la contratación de servicios con cámaras hiperbáricas y de bronceado, de tratamientos de embellecimiento y práctica de cirugías estéticas en establecimientos que carezcan de licencia sanitaria vigente y del personal competente y certificado por los colegios y asociaciones de profesionales del ramo. Además, sugirieron estar seguros de que los médicos tengan cédula profesional de la Secretaría de Educación Pública (SEP) y “probada” experiencia en la materia. Ayer, luego de conocer la noticia de la muerte del adulto mayor, la PGJEM detuvo a José Carlos Corral Huerta, encargado de la clínica, y a Gustavo Alberto Serrano Vázquez, Daniel Montes de Oca Vázquez y Patricia Camacho Ríos, empleados del negocio, por su presunta responsabilidad en la muerte del paciente. Según los reportes policiacos, Larios ingresó la tarde del lunes a la clínica Médica Hiperbárica, en Toluca, para atenderse una úlcera venosa. Sin embargo, el personal del lugar no le retiró la cámara de oxígeno y 12 horas después fue hallado sin vida. Familiares de la víctima aseguraron que éste acudía cada tercer día a sus sesiones de cámara hiperbárica.  

Comentarios