La Profepa clausura obras de la presa Paso Ancho en Oaxaca

miércoles, 23 de abril de 2014
OAXACA, Oax., (apro).- La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) clausuró las obras de la Presa Paso Ancho por incumplir con los estudios ambientales, y suspendió la tercera etapa del proyecto. De acuerdo con el delegado de la dependencia, Nereo García García, las dos clausuras y los cuatro procedimientos administrativos iniciados contra la obra de la Presa Paso Ancho “ponen en alto riesgo” el proyecto estratégico del sexenio de Gabino Cué, porque “al retrasarse los trabajos, lo que puede pasar aquí es que se regresen los recursos a la Federación”. Añadió: “El problema es que las cosas se han hecho al revés y hemos llegado como un árbitro a sacar tarjeta roja (al gobierno de Gabino Cué)” y a imponer sanciones económicas por 884 mil pesos, así como la siembra de seis mil 600 árboles en una superficie de seis hectáreas de terrenos forestales”. La Profepa, detalló, inició dos procedimientos de impacto ambiental y dos por cambio de uso de suelo en terrenos forestales. En 2013 la dependencia impuso una sanción económica de 271 mil pesos por incumplir con el estudio de impacto ambiental; se fijó una más, de 32 mil pesos, a una de las comunidades, y se sancionó con 290 mil pesos por incumplir con el cambio de uso de suelo. En 2014, sostuvo, se fijó una multa de 291 mil pesos por incumplimiento del impacto ambiental y aún falta fijar el monto por el otro procedimiento. La Presa Paso Ancho es uno de los 15 proyectos estratégicos y prioritarios de gran envergadura que anunció el gobernador Gabino Cué al inicio de su sexenio para resolver hasta por 40 años el problema del agua en la ciudad de Oaxaca y los municipios conurbados, donde se tiene planeado un techo financiero de 3 mil 500 millones de pesos. García García explicó que en 2013 “la PROFEPA clausuró la primera etapa relacionada con las obras de caminos de acceso, y en 2014 lo que hicimos fue clausurar las obras de desvío. Ahora se ha condicionado al gobierno del estado a no realizar obras en un lugar ya clausurado porque el siguiente paso que tenían determinado era realizar la obra de la cortina, que queda suspendida”. Al gobierno de Gabino Cué, dijo, le corresponde reiniciar el trámite de solicitud de autorización, reintegrando toda la información que fue rechazada. De esta forma la Semarnat (Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales) determinará si valida o desecha los expedientes que tiene por solventar, “pero mientras no tengan autorización no pueden trabajar”, subrayó el delegado de la Profepa. No obstante, aclaró que esos errores del gobierno oaxaqueño “han sido un descuido, mas no una violación a la ley de medio ambiente”. “Anteriormente –justificó-- estábamos acostumbrados a que un gobierno realizaba obras sin estudios ambientales, y quizás ese descuido ha ocasionado esto, aunado a que en la zona (de la Sierra Sur) hay un conflicto limítrofe”. La realidad es que la obra se inició sin ningún estudio de impacto ambiental ni cambio de uso de suelo, y en el transcurso del año pasado –apuntó– repusieron esos procedimientos, pero por esos errores se ha retrasado el proyecto, pues “lo que podrían haber hecho en seis meses lo hicieron en un año. “Ahora le sale más caro (al gobierno estatal) tener que reiniciar todo, tienen que tener un procedimiento administrativo, sanciones, medidas correctivas que terminan siendo más caras”. Finalmente el funcionario federal reiteró que la tercera etapa de la Presa no se puede iniciar porque uno de los requisitos es el cambio de uso de suelo y ya se acumularon dos clausuras, de manera que mientras no regularicen las dos anteriores, no podrán trabajar y tampoco se autorizará nada.

Comentarios