Rechazan "por improcedente" petición para primera boda gay en Campeche

martes, 8 de abril de 2014
CAMPECHE, Camp. (apro).- El Registro Civil rechazó “por improcedente” la solicitud de María José Estrada Muñoz y Faride Zulema Cabrera Can, la primera presentada en la entidad por una pareja del mismo género para contraer matrimonio. La notificación del resolutivo, basada en los artículos 151, 179, 183, 184, 188 y 311 del Código Civil de Campeche y que no prevé el matrimonio entre personas de un mismo sexo, la recibieron ayer las solicitantes, quienes explicaron: “En el escrito que nos dan nos instan a recurrir a la Ley Regulatoria de Sociedades Civiles de Convivencia para inscribir nuestra unión ante el Registro Público de la Propiedad y del Comercio, pero no consideramos la opción porque no somos un inmueble o un negocio”, espetaron. Luego explicaron que a partir de la notificación disponen de un plazo de 15 días para apelar el resolutivo ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), donde confían que el fallo se emita a su favor y se ordene al Registro Civil de Campeche celebrar la primera boda gay en la entidad. Sin embargo, añadieron que en caso de que el procedimiento les resulte adverso, recurrirán al amparo. Estrada Muñoz y Cabrera Can entregaron el 31 de marzo su solicitud de matrimonio ante el Registro Civil, donde se les fijó un lapso de ocho días para resolver. Ese trámite lo hicieron acompañadas de familiares, amigos y dirigentes del movimiento pro derechos de la comunidad gay. Al cabo de una década de relación como pareja, María José y Faride, gerontóloga y administradora, respectivamente, decidieron emprender la lucha para legalizar su unión en la entidad, donde el tema aún es tabú para los legisladores. Después de varios meses en la “congeladora”, apenas el 20 de diciembre pasado el Congreso local aprobó la Ley Regulatoria de Sociedades Civiles de Convivencia, a través de la cual las parejas del mismo sexo pueden inscribir sus uniones sólo ante el Registro Público de la Propiedad y el Comercio. Esa es una de las razones por las que la ley de convivencia no fue bien acogida para el sector al que fue dirigida.

Comentarios