Suman siete muertos por tromba en Puebla

jueves, 1 de mayo de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- Al menos dos mujeres, una de ellas con siete meses de embarazo, y cinco personas más –entre ellas cuatro menores— que llegaron a Huehuetlán El Grande, Puebla, en una peregrinación para celebrar al Santo Niño de la Candelaria murieron sepultados por un deslave provocado por la tromba que cayó la noche del miércoles en ese municipio, al sur de la capital del estado. Los cuerpos de las dos mujeres fueron hallados en la madrugada, mientras que los de los pequeños fueron rescatados la mañana de este jueves, dos a un par de kilómetros del lugar donde se registró el deslave y uno más en Coatzingo, a unos 17 kilómetros del lugar del incidente. Uno más había sido reportado como desaparecido y por la tarde el gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle, informó a través de su cuenta de Twitter que fueron encontrados tres cuerpos más con lo que la cifra de víctimas ascendió a siete. “Con profunda pena informo que encontraron 3 cuerpos sin vida como consecuencia de contingencia en Huehuetlán. Cifra de decesos asciende a 7 ", escribió en su cuenta @RafaGobernador. No especificó edad y sexo de las víctimas pero según medios locales una de las tres últimas víctimas halladas era un menor de dos años. De acuerdo con paramédicos del Sistema de Urgencias Médicas Avanzadas (SUMA), los dos menores hallados a dos kilómetros de donde se registró el deslave eran Víctor Jiménez Salas de 12 años y Dorian Quinto Valencia de cinco. La mujer que tenía siete meses de embarazo, se llamaba María del Rosario Valencia y tenía 24 años y la otra era Araceli Solís González de 32 años. En el operativo de rescate participaron elementos de Protección Civil estatal, del Ejército Mexicano, del Sistema de Urgencias Médicas Avanzadas (SUMA), Cruz Roja, bomberos y otros cuerpos de emergencia. Según lugareños, las víctimas eran peregrinos que llegaron a Huehutlán, para la celebración del Santo Niño de la Candelaria que empezó el martes pasado y concluye el próximo domingo. Algunos de los peregrinos se encontraban a bordo de sus vehículos y pudieron salir, pero otros fueron arrastrados hasta una barranca por el río que se desbordó. Jesús Morales Rodríguez, director general de Protección Civil del estado, relató que el miércoles por la noche la tormenta generó un alud de agua y lodo que desembocó en una calle de la población, arrastró hasta un desagüe y cubrió a cinco vehículos. A través de su cuenta de Twitter, la Cruz Roja informó del rescate de cuatro cuerpos con ayuda de la población y elementos de la Policía Municipal. Por la mañana informó que personal de Rescate de Alta Montaña se encontraban labrando en Huehuetlán. El gobernador poblano Rafael Moreno Valle también informó por Twitter de los decesos y el operativo de rescate en la zona y envió sus condolencias a los familiares de las víctimas. También visitó la zona donde ofreció el apoyo del gobierno a los deudos y familias afectadas por la tromba. Huehuetlán el Grande se localiza entre cerros de la Mixteca poblana, su geografía es complicada igual que el acceso, sólo se puede llegar por el lado de la región de Izúcar de Matamoros y se tienen que rodear cerros por caminos estrechos de terracería. Por si fuera poco su población padece alta marginación. Conagua alertó Lo peor es que el delegado en Puebla de la Comisión Nacional del Agua, Germán Sierra, advirtió al gobierno de Moreno Valle desde el pasado 28 de abril de una alerta del Sistema Meteorológico Nacional que anunciaba la proximidad del frente frío 54 con posibilidades de ocasionar fenómenos como el registrado el miércoles en Huehuetlán. El funcionario afirmó que cuando recibió el reporte, la Conagua lo reenvió vía electrónica e impresa al gobernado, la Secretaría de Gobernación (Segob) y a Protección Civil del estado con la finalidad de que se tomaran las medidas de seguridad necesarias para evitar una tragedia como la que sucedió. La estación climatológica de Huehuetlán, dijo, registró 63 milímetros de precipitación pluvial en 30 minutos, lo que es “totalmente atípico” pues se salió de los parámetros históricos y además se presentó tormenta eléctrica, granizo, con rachas de viento fuerte con diferentes direcciones, lo que hace más peligroso el fenómeno. Sierra explicó que por la intensidad de la lluvia, el afluente del río Atoyac que se encuentra en Hueheutlán, se desbordó y encontró salida por la barranca pluvial llamada Baltazar que es utilizada como calle porque pasa por la población. Por la tarde, alrededor de las 17:00 horas en su cuenta de Twitter Moreno Valle retuiteó el informe meteorológico de Protección Civil de la Segob que alerta con más lluvias, actividad eléctrica y granizo en Puebla, Tlaxcala, Estado de México y el DF. “Potencial de lluvias actividad eléctrica y caída de granizo en #Puebla #Tlaxcala #EstadoDeMéxico y el #DF durante las próximas 3 horas”, informó @PcSegob. También Veracruz Las lluvias torrenciales registradas la noche del miércoles también afectaron a Veracruz, estado vecino de Puebla, donde también otro deslave en el tramo carretero Chocamán-Fortín, afectó al menos cinco viviendas y una de ellas quedó completamente destruida. Pese a que no se registraron víctimas, la emergencia obligó a desalojar a los habitantes. Alrededor de las 20:30 horas del miércoles, las fuertes lluvias generaron un deslizamiento de lodo que invadió por completo una vivienda y afectó a otras cuatro en la comunidad Calaquioco, municipio de Chocamán, en la región montañosa central de Veracruz. Los habitantes de las viviendas lograron salir a tiempo, reportó Protección Civil del estado que informó que se realizará un estudio de riesgo para conocer las condiciones del suelo. Sin embargo adelantó que es probable que al menos una de las familias que resultó afectada por el deslizamiento sea reubicada. Durante la noche y madrugada de este jueves, grupos de auxilio acordonaron la zona y trasladaron a los habitantes de las viviendas afectadas a un refugio temporal. En tanto, el grupo Tajín de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) arribó al sitio para iniciar las labores de limpieza en la carretera y en las viviendas afectadas, por lo que el tránsito en el tramo carretero fue interrumpido desde la noche del miércoles y esta mañana seguía semiparalizado.

Comentarios