Rector busca imponer a su madre como directora en la UABJO, acusan

lunes, 19 de mayo de 2014
OAXACA, Oax. (apro).- Unos 35 mil universitarios cumplieron hoy una semana sin clases debido a que estudiantes y catedráticos de la Facultad de Enfermería y Obstetricia mantienen tomadas las instalaciones de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca (UABJO) para exigir al rector Eduardo Martínez Helmes la inscripción de 377 alumnos y la reinstalación de 33 profesores. Pese a que la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca emitió medidas cautelares a favor de los inconformes, a quienes señaló se les han vulnerado sus derechos a la educación y laboral, respectivamente, la exdirectora de Enfermería, Georgina Corazón Saavedra, denunció que persiste el abuso de autoridad del rector. Por lo pronto, denunció que esta madrugada tres desconocidos amenazaron con armas de fuego a los inconformes para que desalojaran las instalaciones universitarias. El conflicto inició en octubre pasado, cuando Maribel López Pérez resultó electa como directora de la Facultad de Enfermería, sin embargo, fue destituida por el rector para complacer a su padre Abraham Martínez Alavés con tal de imponer en ese cargo a su madre, María Elena Helmes Serrano. Corazón Saavedra afirmó que por intereses políticos y económicos del exrector de la UABJO, Abraham Martínez Alavés, se ha generado todo un conflicto en la Facultad, a tal grado de dañar a 377 estudiantes al vulnerar su derecho a la educación. Pese a ello, los universitarios están recibiendo clases con normalidad por parte de sus 33 profesores, sin embargo, esos catedráticos, en represalia, fueron eliminados de la nómina. “Seguimos laborando pese a que desde el mes de noviembre no les pagan y han demandado ante la Junta y la Procuraduría del Trabajo; tenemos un amparo y tenemos la audiencia constitucional”, reforzó. “Todo este conflicto es porque quiere imponer como directora a su madre, quien ya es jubilada”, denunció. Ante la nula respuesta de las autoridades, el martes pasado los estudiantes y catedráticos decidieron tomar Ciudad Universitaria, lo que obligó a la suspensión de clases para alrededor de 35 mil estudiantes.

Comentarios