Bullying en Tamaulipas: Caen tres por muerte de alumno de secundaria

viernes, 23 de mayo de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- La investigación sobre el caso de Héctor Alejandro Méndez Ramírez, el estudiante tamaulipeco que perdió la vida a causa del bullying, arrojó este viernes los primeros resultados: la detención de tres trabajadores de la secundaria No. 7 "Eleazar Gómez", de Ciudad Victoria, Tamaulipas. Se trata de Zulma Yaneth Marroquín Olvera, trabajadora social; Lizbeth Berenice Guerra Álvarez, prefecta, y Arturo Galaviz Hernández, bibliotecario. Los tres fueron acusados del presunto delito de homicidio preintencional y abandono en agravio del estudiante de primer grado de secundaria. La policía busca también a la maestra Denisse Cerna Muñiz y a la subdirectora del colegio, Sandra Luz García Garza. Ambas podrían enfrentar cargos por omisión. Ismael Quintanilla Acosta, procurador general de Justicia de la entidad (PGJE) afirmó que se trató de un homicidio cometido “de manera directa” cuando cuatro compañeros de la víctima lo cargaron de pies y manos y lo azotaron contra la pared en presencia de su maestra de español, el pasado miércoles 14. "Aquí lamentablemente el niño perdió la vida, se cometió un homicidio, lo cometieron de manera directa los menores de edad (...) pero la obligación de la maestra, al estar en ese lugar, pues era haber intervenido", puntualizó Quintanilla en entrevista con Milenio Televisión. "La maestra estaba en el lugar y delante de ella se dieron los hechos, y al parecer no hubo una intervención, no hubo una acción de su parte para impedir que los niños continuaran con este supuesto juego". De alguna forma, apuntó, la omisión de la profesora “fue muy lamentable y provocó que el niño sufriera una lesión que le causó la muerte (...) Esta situación nos lleva a una figura de delito preintencionado, en el caso del homicidio". El procurador estatal expresó que también se investigan delitos como abandono de personas y encubrimiento en el caso de la directora y otras autoridades de la escuela, que incumplieron el protocolo de seguridad y en vez de atender al niño lo enviaron a su casa. Por separado, el jefe de Grupo de Aprehensiones, Mario Rocha, explicó que las detenciones de los tres trabajadores de la secundaria se realizaron con base en una orden de aprehensión girada por el Juzgado Primero Penal. De acuerdo con dicha orden, la PGJE busca a la maestra Denisse Cerna Muñiz y a la subdirectora del colegio, Sandra Luz García Garza. Por las condiciones en que se desarrolló el incidente, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) abrió una queja de oficio y anunció que al concluir ésta emitirá la determinación que conforme a derecho corresponda. En un comunicado difundido este viernes, el organismo presidido por Raúl Plascencia Villanueva informó que un grupo de visitadores adjuntos y peritos se trasladaron a Ciudad Victoria, donde se han entrevistado con familiares del menor, “a quienes brindan atención victimológica y acompañamiento”. De acuerdo con el texto, personal de la CNDH recaba evidencias para la integración del expediente y permanecerá atento a las investigaciones que realicen las autoridades involucradas en el caso. Ayer, un día después de haber sepultado a su hijo, quien sobrevivió seis días con un respirador artificial, Rebeca Ramírez afirmó que lo sucedido a Héctor Alejandro no se trató de un juego, sino de un asesinato. Hoy el procurador de Justicia de Tamaulipas confirmó esa tesis. En entrevista radiofónica, la mujer informó que acudiría a ratificar su denuncia contra los niños que agredieron al pequeño y contra la profesora encargada del grupo. "Los asesinos son los niños e indirectamente los maestros, la maestra, como cómplices, como autores intelectuales, porque tuvieron la oportunidad de ayudar a mi hijo, tal vez si tan solo me hubieran hecho una llamada, no hubieran movido el cuerpo de mi hijo, hasta que llegaran la ambulancia, a lo mejor mi hijo estaría vivo", subrayó.

Comentarios