Baño de hospital se convierte otra vez en "sala de parto" en Oaxaca

martes, 27 de mayo de 2014
OAXACA, Oax. (apro).- La mañana de este martes un baño del área de urgencias del hospital Dr. Macedonio Benítez Fuentes, en Juchitán, se convirtió en una improvisada “sala de parto” donde Ana Gabriela Castañón dio a luz sin asistencia médica. La joven de 18 años, originaria del estado de Chiapas, pero radicada en Asunción Ixtaltepec, parió sin atención médica alrededor de las 7:30 horas, pese a que fue valorada en dos ocasiones. Según las primeras informaciones, Ana Gabriela llegó a las 5:30 al nosocomio de la Secretaría de Salud, donde personal médico dijo a la mujer que su bebé aún no estaba listo para nacer. Entonces le recomendaron regresar a las nueve de la mañana para una tercera valoración, sin embargo, alrededor de 7:30 la joven parió en unos de los baños del hospital. Ana Gabriela dijo que llegó temprano al hospital “pero me pusieron a caminar”, y aún no le asignaban cama cuando sintió necesidad de ir al baño, donde dio a luz. También recordó que cuando tuvo a su segundo hijo alumbró afuera del hospital, precisamente en un taxi. La Secretaría de Salud federal informó que la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) abrió una investigación por la presunta desatención médica para Ana Gabriela. En un breve comunicado, dijo que una brigada de inspectores federales viajó a Oaxaca para revisar las condiciones sanitarias en que opera el hospital y averiguar por qué no se atendió oportunamente a la joven para determinar, en su caso, las medidas correctivas  correspondientes. Agregó que solicitó informes a la Secretaría de Salud de Oaxaca y se verificará en el mismo hospital la adecuada aplicación del protocolo de atención médica a los pacientes que deben aplicar todos los hospitales y clínicas del país, para prevenir este tipo de casos. Con el de Ana Gabriela Castañón, suman 15 casos de presunta negligencia médica, de los que 11 corresponden a partos que ocurren fuera de las áreas de atención de clínicas y hospitales de Oaxaca. Todos estos casos han derivado en tres recomendaciones de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) y en 13 quejas interpuestas en la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO). La lista documentada por la CNDH y la DDHPO arranca con el caso de Yazmín Verónica Sánchez, quien dio a luz el 27 de febrero de 2013, afuera del centro de salud de San Juan Chapultepec, en la capital de Oaxaca. El 18 de julio del mismo año la indígena mazateca Cristina López dio a luz afuera del centro de salud rural de San Felipe Jalapa de Díaz, razón por la que la CNDH emitió la recomendación 8/2014 al gobierno de Gabino Cué, debido a “la negativa al derecho a la protección de la salud e inadecuada atención médica”. Sin embargo, el caso que llegó a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) es el que ocurrió el 2 de octubre pasado, cuando Irma López Aurelio, una mujer mazateca, parió en el patio trasero de la clínica rural del municipio indígena de Jalapa de Díaz y motivó a que la CNDH emitiera la recomendación 1/2014 al gobierno de Gabino Cué por la “inadecuada atención médica”. Posteriormente, el 19 de ese mismo mes, el Observatorio de Mortalidad Materna y los Comités por una Maternidad Segura en México y en Oaxaca denunciaron la muerte de Bonfilia, una auxiliar de enfermería que presentó complicaciones durante el parto en el hospital rural del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS-Oportunidades) de Santiago Jamiltepec. Unos días después, el 25, Cinthia Gisel López Aristeo tuvo a su bebé en el baño de la posada del centro de salud del municipio de San Jacinto Amilpas, razón por la que la mujer acudió el 11 de noviembre pasado a presentar su queja a la defensoría social. Otro caso ocurrió el 5 de noviembre de 2013, cuando Alma Ruth Mendoza Martínez dio a luz en la calle, en las inmediaciones de la clínica del municipio de San Antonio de la Cal, hecho por el que la CNDH emitió la recomendación 15/2014 a Cué Monteagudo por “la negativa al derecho a la protección de la salud”. Luego, el 27 de enero, Nancy Salazar López alumbró en la calle, en la entrada de la consulta externa del hospital de Huajuapan. El IMSS tampoco escapa a los denominados “partos fortuitos”, ya que el 6 de febrero Liliana Ramírez denunció que su hija de 16 años parió en el interior de un automóvil, justo a la entrada de urgencias del hospital del puerto de Salina Cruz. Días después, el 13 de febrero, la mixe Silvia Francisco perdió a su hija al morir en su vientre por desatención médica en el IMSS de Matías Romero, según consta en el expediente DDHPO/CA/183/(01)/OAX/2014. El 18 de febrero anterior, Laura Jarquín Reyes parió en el jardín porque el centro de salud de la comunidad de San José Manialtepec, perteneciente a la Villa de Tututepec, se encontraba cerrado. Posteriormente, el 27 del mismo mes, la indígena zapoteca Oricel Santiago Gómez también dio a luz en el baño del albergue del hospital comunitario La Paz, localizado en la Sierra Sur. Un caso más de presunta negligencia médica ocurrió el 28 de febrero, cuando Soledad Bernardo Azamar perdió a su bebé (murió dentro de su vientre) por no recibir atención médica adecuada, según el expediente DDHPO/281/(26)/OAX/2014. Aunque se solicitó el informe a los Servicios de Salud, el caso sigue en trámite. Y el 1 de marzo la CNDH inició una investigación por otro caso de negligencia, pues el 10 de febrero de 2013 una mujer dio a luz a unas gemelas en hospital rural de Miahuatlán y, por dejarle unas tijeras en la matriz, la madre cayó en coma y falleció el 25 de febrero anterior. La defensoría abrió de oficio el expediente de queja DDHPO/CA/0339/(05)/OAX/2014 por el caso de Juana García Jiménez, quien el 19 de marzo tuvo que dar a luz en la calle frente a la clínica de Ejutla de Crespo, debido a que el lugar fue cerrado por falta de personal médico.  

Comentarios