Carlos Bustamante, de alcalde a casinero

miércoles, 28 de mayo de 2014
Mexicali, B.C., (apro).- En noviembre pasado, días antes de concluir su gestión como alcalde de Tijuana, y sin contar con el permiso de la Secretaría de Gobernación (Segob), el empresario priista Carlos Bustamante se convirtió en casinero al adjudicarse una casa de apuestas en un hotel de su propiedad. Además, en la planta baja del establecimiento, conocido como "Las Torres de Tijuana", desde hace 20 años opera una de las casas de juego del empresario priista Jorge Hank Rhon. Una de las irregularidades que se detectaron en el nuevo casino del Gran Hotel, ubicado en el boulevard Agua Caliente, es que el permiso otorgado corresponde a la empresa Juegos y Sorteos de Jalisco SA de CV, que tiene autorización para operar 35 centros de apuestas en 17 entidades federativas, pero Baja California no está incluida. Dicha autorización, firmada por la Dirección General de Juegos y Sorteos de la Subsecretaría de Gobierno, número de permisionario DGJS-p02/2012, está fechada el 27 de noviembre de 2012. Los accionistas de la empresa –localizada en la avenida López Mateos de la colonia Ciudad del Sol, en Zapopan, Jalisco– son: Germán Michel Velasco, Rodrigo David Galván Graf y Jorge Jiménez González, a quienes posteriormente, el 17 de julio de 2103, la Segob les autorizó el funcionamiento de máquinas tragamonedas, además de apuestas y libros foráneos. Respecto del casino propiedad del alcalde Carlos Bustamante, en un acto administrativo y sin que mediara la aprobación del Cabildo, la autorización la dio el secretario del ayuntamiento, Obed Silva Sánchez, a través de una anuencia municipal a las empresas Juegos y Sorteos de Jalisco SA de CV y Plaza Agua Caliente, esta última una sala de sorteos de números y apuestas remotas que generaría diversos empleos directos. La inversión fue de cinco millones de pesos. El 21 de noviembre del año pasado la Dirección de Desarrollo Urbano y Ecología del ayuntamiento tijuanense, que presidía el propio Bustamante, recibió la solicitud 17/1000 de la empresa Plaza Agua Caliente SA de CV, para el equipamiento de un centro recreativo (Libro Foráneo) con una superficie de mil 700 metros. La solicitud de permiso para la operación de giros de servicios comerciales, industriales y de servicios tuvo un costo de 2 mil 800 pesos, e incluyó el impuesto al fomento educativo y deportivo. El 27 de noviembre del mismo año la Unidad de Operatividad de Actividades Mercantiles de la Dirección de Administración Urbana (DAU) giró el oficio 1381171, en el que precisó que la solicitud de licencia de operación de giro comercial “se encuentra en proceso”. La servidora pública Joana Mondragón pidió integrar el permiso de la Segob, así como el plan de contingencias autorizado por la Dirección de Protección Civil, el certificado de medidas de seguridad, el proyecto de factibilidad y el certificado para la venta de bebidas alcohólicas. No obstante, un día después la DAU autorizó el permiso de licencia de giro comercial en el hotel del alcalde priista. Ayer, autoridades locales iniciaron una investigación de oficio para revisar que las casas de apuestas que operan en esta frontera cuenten con los permisos de los gobiernos municipal y federal, y evitar su proliferación ilegal. El titular de la Secretaría de Desarrollo Urbano y Ecología, Roberto Sánchez Martínez, explicó que se trata de una investigación para vigilar que dichos establecimientos operen de manera regular y para mantener un control sobre éstas. El funcionario se refirió específicamente al estado que guarda la licencia de operación expedida por la anterior administración municipal a la empresa Plaza Agua Caliente, donde se permitía instalar una sala de apuestas denominada “Libro foráneo”. Indicó que el ayuntamiento local expidió la licencia para uso de suelo a nombre de la referida empresa para la operación comercial y equipamiento recreativo, con base en las gestiones iniciadas en marzo de 2006.

Comentarios