Cumplen 5 días en ayuno catedráticos de la Universidad de Colima; rectoría aún no atiende demandas

domingo, 4 de mayo de 2014
COLIMA, Col. (proceso.com.mx).- A cinco días del inicio de la huelga de hambre en la que participan ocho catedráticos de la Universidad de Colima, quienes exigen legalidad y transparencia en el manejo de los recursos del fondo de pensiones, las autoridades de la institución educativa no han mostrado interés por dialogar con los manifestantes en torno a sus demandas. El líder del movimiento, Leonardo César Gutiérrez Chávez —uno de los huelguistas—, lamentó la “insensibilidad”, la “falta de responsabilidad social” y el “poco sentido humano” del rector José Eduardo Hernández Nava, quien “ha continuado con el terrorismo laboral” para tratar de impedir que los trabajadores se sumen a la protesta. La tarde de este domingo, cerca de 200 universitarios e integrantes de organizaciones sociales realizaron una marcha que concluyó con un mitin en el Jardín Libertad, frente al Palacio de Gobierno, donde expresaron su solidaridad con los huelguistas. A través de mantas y pancartas exhibidas durante la protesta, los manifestantes demandaron el apego a la normatividad y el esclarecimiento en el manejo de los recursos del Fondo Social de Apoyo al Pensionado (Fosap), cuya bolsa rebasa los 700 millones pesos, mientras que cuatro hombres cargaban un ataúd de madera con la leyenda “Aquí yace la justicia laboral colimense”. Y es que en el mes de marzo, luego de que el Sindicato Único de Trabajadores de la Universidad de Colima (SUTUC) emplazó a huelga a la institución por 35 violaciones al Contrato Colectivo de Trabajo, entre ellas el caso del Fosap, Leonardo Gutiérrez Chávez fue destituido de la dirigencia sindical. Según Gutiérrez Chávez, hubo presiones de la rectoría a los consejeros sindicales para que firmaran su destitución, además de un contubernio entre las autoridades universitarias y el gobierno del estado a través de la Junta Local de Conciliación y Arbitraje. Tras 120 horas de ayuno, Leonardo Gutiérrez dijo en entrevista que los reportes médicos ubican como estable su situación de salud y la de sus otros siete compañeros, aunque han registrado baja en la glucosa, lo que se considera normal en sus circunstancias. Los iniciadores de la huelga, junto Gutiérrez Chávez, son los académicos José de Jesús Lara Chávez, Carlos Lezama Cervantes, Javier Herrera Báez y Pedro Vidrio Pulido, a quienes después se sumaron Herminio López Ramírez, Jesús Ponce Ochoa y José Miguel Rodríguez Reyes. Leonardo Gutiérrez dijo que a lo largo del movimiento han sido “muy cuidados por la seguridad pública: pasan algunas camionetas sin placas, sabemos que estamos siendo supervisados por las cámaras y quizá también micrófonos, pero no tenemos nada que ocultar, seguiremos en la lucha por los recursos de los universitarios”. Después de una reunión que habían sostenido la mañana del 1 de mayo con el gobernador Mario Anguiano Moreno, quien se comprometió a intervenir para solucionar el conflicto, el líder de los huelguistas dijo esperar que este lunes o martes se dé otra reunión con el mandatario en la que participe el rector de la Universidad. “Esperemos que ya existan propuestas, que es únicamente que cumplan los acuerdos que ya habíamos firmado en marzo de 2013 para el respeto de la normatividad del Fosap, pero si no tenemos respuesta, continuaremos con la huelga de hambre”. Leonardo Gutiérrez estimó que este movimiento es “histórico para la universidad, sobre todo porque como académicos tenemos los antecedentes y la documentación que avala nuestra lucha, no queremos que se salgan con la suya, mintiendo y corrompiendo a las instituciones como la universidad, el gobierno del estado y la Junta Local de Conciliación y Arbitraje”.

Comentarios