Ahora marchan contra la inseguridad en Veracruz

jueves, 8 de mayo de 2014
XALAPA, Ver. (apro).- Estudiantes, maestros y representantes de la sociedad civil salieron a las calles del puerto de Coatzacoalcos para demandar al gobierno de Javier Duarte que ponga freno a la delincuencia, que no cesa a pesar de que en la región sur de la entidad ya opera el mando único policial. Y es que el pasado lunes por la noche, el profesor universitario Anthony Jiménez Cárdenas fue baleado por un comando luego de resistirse a un asalto; un día después, el académico falleció en un nosocomio privado. Otros dos asesinatos se han registrado en la semana en este puerto. La madrugada de este jueves fue baleada una casa en Minatitlán y en el municipio de Las Choapas la violencia sigue al alza. “La marcha por la paz” organizada por la Universidad Sotavento –donde impartía clases Jiménez Cárdenas-- partió de la zona del malecón, donde el profesor fue asesinado; en el sitio, sus alumnos depositaron una ofrenda floral y posteriormente concluyeron su protesta en el inmueble de la Policía Naval, sede del mando único. El rector de la Universidad Sotavento, Manuel Rodríguez García, criticó los magros resultados del operativo Veracruz Seguro y la instalación del mando único, que combina el patrullaje de fuerzas policiacas estatales y elementos de la Armada de México y del Ejército Mexicano. “¿Qué es lo que está pasando en esta ciudad? ¿Están coludidos? ¿Hay alguna relación? ¿Qué es lo que está pasando en estos casos?”, cuestionó el académico. “Vemos que la cosa se está saliendo de control. Coatzacoalcos era una ciudad muy tranquila donde podía uno andar caminando, en este momento está la cosa tan delicada en cuanto a seguridad, que la verdad tenemos mucho miedo de salir a la calle”, dijo en declaraciones al periódico digital Presencia. En Papantla, al norte de la entidad, la violencia y el clima de inseguridad se han recrudecido, luego de que ayer se suscitaron dos balaceras en pleno centro histórico de ese ayuntamiento, lo que causó el cierre repentino de negocios, crisis nerviosas entre los parroquianos y pánico en las redes sociales. En Papantla, el gobierno de Javier Duarte reportó la “persecución” de una “peligrosa” célula de la delincuencia organizada, quienes en el transcurso del día habrían levantado a un empresario, y aunque hubo intercambio de fuego, las fuerzas de seguridad no lograron la detención de algún delincuente. Ahí se reportó un policía y un civil con heridas de bala. Un día después, el vocero de Duarte, Alberto Silva, informó que elementos de la SSP, Secretaría de Marina y el Ejército habrían logrado “asegurar” cinco casas de seguridad, sin embargo, la célula delincuencial no habría sido localizada. En Xalapa y en la zona conurbada Veracruz-Boca del Río, los enfrentamientos entre células del crimen organizado y la Policía Estatal Acreditable también se han incrementado, sobre todo en las colonias de la periferia.

Comentarios