Van nueve muertos luego de ataque armado en Oaxaca

jueves, 12 de junio de 2014
OAXACA, Oax. (apro).- Escoltados por el Ejército Mexicano y policías estatales, las autoridades ministeriales lograron entrar hoy al municipio de San Juan Cotzocón para ordenar el levantamiento de los uniformados y civiles que perdieron la vida en el ataque armado, donde la cifra de muertos aumentó a nueve. Habitantes de la comunidad reportaron que los elementos de seguridad escoltados por Ejército Mexicano entraron hoy a las 10:00 horas para ordenar el levantamiento de los fallecidos en el enfrentamiento que sostuvieron las fuerzas del orden estatales y el grupo de Gorgonio Tomás Mateos. Al momento se confirmó la muerte de los hermanos Procopio y Hermelando Julián Francisco, así como de Norberto Manolo Ventura y Alicia Cruz, quien murió por un paro cardiaco, todos ellos, seguidores de Tomás Mateos. Mientras que el gobierno del estado confirmó el deceso de los policías estatales Jeremías Toledo Castro y Juan Miguel Cruz Zárate, así como de los agentes estatales de Investigación Fidel Martínez Santiago y Carlos Salinas García. También se tiene confirmado el fallecimiento de un residente de San Juan Cotzocón, de nombre Venerando Miguel Blas. De igual forma, se reportan lesionados a los uniformados Reynaldo Palomec Canseco, Ricardo Cruz Villanueva, José Luis Delfino Feliciano y Gabriel Esperón Santiago, quienes presentan condición clínica estable en el Hospital General de María Lombardo, así como ocho detenidos y 160 personas en calidad de presentadas. La agresión armada ocurrió ayer alrededor de las 5:45 horas en contra de las fuerzas de seguridad pública que fueron atacadas con armas de fuego, cuando se pretendía cumplimentar 20 órdenes de aprehensión libradas por el Juzgado de Garantías de San Juan Bautista Tuxtepec. También informaron que durante el operativo se logró la detención de Nivardo Inocente Toledo, Olegario Mateo Guzmán, Nivardo Julián Bartolo, Evodio López Domínguez, Maclovio Nicolás Atilano y Cornelio Ruiz Márquez, además de Simón Reyes Díaz y Mario Francisco Santibáñez, quienes al momento de su captura portaban cuatro armas de fuego.