Padre de menor desaparecida levanta huelga de hambre en Juárez

lunes, 16 de junio de 2014
CHIHUAHUA, Chih. (apro).- José Luis Castillo, padre de Esmeralda Castillo Rincón, desaparecida el 19 de mayo de 2009 a la edad de 14 años, inició ayer una huelga de hambre, en protesta por la desaparición del grupo especial de la Fiscalía General que investigaba la desaparición de una veintena de jovencitas en la entidad. Según él, los integrantes de dicho grupo investigador fueron reasignados a la vigilancia personal de funcionarios estatales. “Cuando los vi como guardaespaldas les pregunté, y pues nada más dijeron que ellos reciben órdenes”, dijo. Sin embargo, el padre de Esmeralda levantó hoy mismo su ayuno luego de que se entrevistara con el fiscal de la Zona Norte, Enrique Villarreal Macías, y el funcionario se comprometiera a entregar el lunes 23 la base de datos de restos que tienen sin identificar en el Servicio Médico Forense (Semefo). Por la tarde, Castillo Correa se retiró a su casa luego de que el fiscal se comprometió a una serie de acuerdos. Antes, el quejoso había explicado que la sentencia la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en el caso de Campo Algodonero obligó a las autoridades estatales a crear un grupo de investigación que se desintegró en octubre pasado, cuando Villarreal Macías llegó a la Fiscalía Norte. Es por ello que Castillo decidió iniciar la huelga de hambre el domingo 15 en la explanada de la sede de la Fiscalía Zona Norte, ubicada en Ciudad Juárez, junto a las cruces de otras mujeres asesinadas en esta frontera. Esmeralda Castillo cursaba el segundo año de secundaria cuando desapareció. En 2011, la familia recibió una llamada en la que les aseguraron que Esmeralda sería llevada a la fuerza a la Ciudad de México con otras mujeres. Al ver que las autoridades no hacían nada, los papás de la joven viajaron al Distrito Federal para buscarla, principalmente en La Merced, pero no la encontraron. Luego José Luis Castillo encaró al gobernador priista César Horacio Duarte, durante la inauguración del Centro de Justicia para las Mujeres en Juárez, y le cuestionó por qué les decían que no había recursos para buscarlas. Posteriormente, Castillo Correa fue acusado de asaltar una sala de masaje en el 2009 junto con su hijo. Los aprehendieron en abril de 2011, pagaron una fianza y quedaron en libertad el 1 de diciembre. En 2012, él y su esposa participaron en la caminata de madres y padres de familias de jóvenes desaparecidas, de Juárez a Chihuahua, para exigir justicia. Hoy, después de cinco años, su exigencia es la misma: localizar a su hija y justicia para los culpables. Durante la reunión con Villarreal Macías --detalló Martha Alicia Rincón, madre de Esmeralda--, le reclamaron al funcionario la supresión del grupo especial de investigación que llevaba por lo menos 20 casos de jóvenes desaparecidas con características de trata de personas, pero el fiscal lo negó. Les dijo que ese grupo no existió, pero José Luis Castillo dio a conocer que ese grupo si estuvo en activo y de ello hay documentos en la Ciudad de México. Concluido el encuentro, Castillo Correa acordó levantar su huelga de hambre una vez que el fiscal se comprometió a entregarles información sobre los restos localizados, e informar a las familias de las jóvenes desaparecidas antes de realizar operativos o rastreos relacionados con sus respectivos casos, pues siempre se enteran primero por los medios de comunicación. "Sobre el tema del grupo de investigación especial le dio la vuelta, pero con el grupo de abogados que nos asesoran en México, tenemos los documentos que comprueban que sí existía", indicó. José Luis Castillo advirtió que continuará en busca de su hija y hará presión hasta que localicen a Esmeralda.

Comentarios