"Páguenos señor gobernador"; proveedores de Tabasco reclaman adeudo por 400 mdp

lunes, 2 de junio de 2014
VILLAHERMOSA, Tab. (apro).- Proveedores del gobierno del estado marcharon por calles de esta ciudad y posteriormente se manifestaron frente a la Quinta Grijalva, residencia oficial del gobernador Arturo Núñez, para exigir el pago de 400 millones de pesos que el gobierno de Andrés Granier Melo quedó a deber a unas 400 empresas. El presidente de la Asociación de Proveedores de Tabasco (Aprotab), Alberto Falconi de los Santos, informó que la administración actual reconoció oficialmente la deuda, pero no les pagan “porque no hay dinero”, pese a que ya transcurrieron 17 meses desde que concluyó el sexenio granierista. Dijo que desde diciembre de 2012 han intentado llegar a un acuerdo con el gobierno de Núñez, a quien incluso piedieron que no se les pague en una sola exhibición, sino mediante la calendarización de pagos, “pero todo ha sido inútil”. Según Falconi, por esta situación están en riesgo unos cuatro mil empleos debido al cierre y crisis financiera de varias empresas afectadas. Y mencionó que entre las dependencias que se niegan a pagar se encuentran la Secretaría de Salud, la Comisión Estatal de Agua y Saneamiento (CEAS) y la Comisión Interinstitucional para la Implementación del Sistema de Justicia Penal en el estado de Tabasco (CIISJUPET), por labores de impermeabilización, remodelación, venta de papelería, material de cómputo y mobiliario, entre otros. “La deuda no es con Andrés Granier sino con el gobierno del estado, porque ellos son la figura jurídica y los funcionarios solo están de paso. Si no nos paga este gobierno, el otro que venga tendrá que asumir esa responsabilidad”, manifestó. Acompañados de sus hijos y esposas y con pancartas en mano, los proveedores, alrededor de 150, marcharon desde la Plaza de la Revolución hasta la Quinta Grijalva. “Por amor a Tabasco, páguenos señor gobernador”;  “señor gobernador: somos empresarios, no somos mercenarios”; “por el empleo, páguenos señor gobernador”, decían algunas de las mantas. Luego de casi tres horas de plantón, los pequeños empresarios se retiraron sin ser atendidos y anunciaron nuevas acciones para la próxima semana, entre ellas la posibilidad de marchar a la Ciudad de México.