Pierde junta de conciliación de Playa del Carmen demanda contra Palazuelos

martes, 24 de junio de 2014
CANCÚN, Q. Roo, (apro).- Alvina Amador Manrique, exgerente de Operaciones del Hotel Diamante K, propiedad del actor Roberto Palazuelos, ya no sabe a qué atenerse. Y es que el litigio que mantiene con la estrella de Televisa por despido injustificado le ha salido caro: estuvo 20 meses en prisión, acusada del presunto delito de extorsión en grado de tentativa, y ahora la Junta Especial de Conciliación y Arbitraje (JLCA) de Playa de Carmen perdió su expediente de la demanda que interpuso contra el actor en la que demanda el pago de millón y medio de pesos. “Se han ensañando conmigo porque Roberto Palazuelos es muy influyente en Quintana Roo”, dice Amador Manrique. Todo comenzó en abril de 2011, cuando Alvina le comentó a su patrón que su centro de hospedaje no tenía planta de tratamiento de aguas negras y que éstas iban a dar a cavernas y ríos subterráneos. En lugar de atender y corregir el problema, Palazuelos la despidió. Entonces, la mujer interpuso una demanda laboral con el fin de recibir la indemnización correspondiente por los siete años que laboró en el hotel. Ella calculaba que debía recibir por lo menos un millón 400 mil pesos. Sin embargo, Palazuelos movió sus influencias y acusó penalmente a la exgerente de Operaciones de intento de extorsión por un millón 500 mil pesos. Alvina fue detenida y el pasado 7 marzo salió libre de cargos luego de permanecer 20 meses en las cárceles de Playa del Carmen y Chetumal. En los días subsecuentes, acudió a la sede la JECA para reanudar la demanda contra Palazuelos por despido injustificado. Sin embargo, el presidente de la JECA de Playa del Carmen, Jaime Cruz Hernández, le dijo que le faltaba una firma y que volviera después. Alvina Amador regresó la sede de la JECA, tal como había acordado con Cruz Hernández, pero el funcionario le informó que se había extraviado su expediente. Del 12 de marzo a la a la fecha, Alvina ha acudido unas 10 veces a la JECA, cuatro de ellas en la última semana para saber si ya encontraron la documentación, pero no ha tenido éxito. Cruz Hernández fue despedido y la presidenta interina de la JECA de Playa del Carmen le pidió que volviera otro día. Así la traen, de vuelta en vuelta. Alvina recibió la puntilla la semana pasada cuando el titular de la PGJE, Gaspar Armando García Torres, le confió que el delito de extorsión en grado de tentativa por el que fue acusada no era delito grave, que pudo salir bajo fianza inmediatamente. Por todo ello, la mujer ya no tiene duda de que Palazuelos goza de la protección el gobierno estatal. “Se han ensañando conmigo porque Palazuelos es muy influyente en Quintana Roo”, termina.

Comentarios