Inundación afecta más de mil 500 casas en Campeche y Tabasco

VILLAHERMOSA, Tab., (apro).- Más de mil 500 casas resultaron inundadas en Campeche y Tabasco, luego de las torrenciales lluvias derivadas de la depresión tropical Boris. En Campeche, el gobernador Fernando Ortega Bernés confirmó que la Secretaría de Gobernación (Segob) declaró zona de emergencia a los cinco municipios de la zona centro-sur del estado, donde más de mil 300 familias resultaron damnificadas. El mandatario informó que los municipios en emergencia son El Carmen, Candelaria, Calakmul, Champotón y Palizada, y precisó que el más afectado es el primero, en su zona sur, también conocida como la Región de los Ríos, donde unas mil 200 viviendas de seis comunidades están inundadas y las familias que las habitan perdieron todo su patrimonio. Destacó que sólo en Aguacatal, donde incluso se fueron a pique sus instalaciones médicas como el centro de salud y la Unidad Básica de Rehabilitación, así como parte de los planteles educativos y las cocinas escolares, están inundadas unas 450 viviendas, es decir, las tres cuartas partes de las aproximadamente 600 viviendas de la comunidad. El resto de las casas afectadas se distribuyen entre las comunidades Aguacatal II, Florida San Isidro, Rancho Guadalupe, Santa Rita y Pejelagarto. No obstante, aseguró que se enviaron brigadas médicas y víveres suficientes para atender las necesidades de la población afectada y llamó a la ciudadanía a acopiar ropa y calzado para los damnificados que se quedaron sólo con lo que traían puesto. También dijo que aunque el nivel de las aguas comenzó a bajar, la zona continuará bajo vigilancia porque los escurrimientos pueden afectar otras zonas. En Tabasco, el gobernador Arturo Núñez Jiménez recorrió el poblado Mactún del municipio de Balancán donde, en algunas partes, el agua rebasó los dos metros de altura, dejando pérdidas totales en más de 350 casas inundadas. En esa localidad, ubicada a unos 300 kilómetros de la capital tabasqueña, cerca de la frontera con Guatemala, el mandatario recorrió calles y viviendas afectadas. El mandatario informó a los pobladores que ya hizo la petición oficial a la Segob para que Balancán sea declarado zona de emergencia. “Es casi un hecho que así será, por lo que recibiremos el apoyo de la Federación para seguirlos respaldando”, ofreció y mencionó que también solicitó declaratorias de emergencia para los municipios de Jonuta y Centla, otros de los más castigados por Boris. Ana Luisa García Sánchez y Alicia Jiménez Pérez relataron que las lluvias empezaron a caer desde el miércoles 4 y sorprendieron a la población, ya que en cuestión de horas se inundaron sus casas. “Fue la lluvia combinada con el incremento de los arroyos de la región, que se alimentan del río San Pedro, lo que nos afectó”, contaron. El delegado municipal de Mactún, Moisés Pérez Baños, dijo que en más de 50 años no habían atestiguado una inundación similar. “Fue una tromba la que nos cayó y nos agarró por sorpresa. Muchos ni siquiera tuvimos tiempo de sacar nuestras cosas”, dijo. Víctor Correa Torres, productor de sorgo, lamentó que hayan perdido toda su producción en unas 4 mil 200 hectáreas, porque están sujetos a créditos y carecen de liquidez para pagar a sus trabajadores. El titular de Desarrollo Agropecuario, Forestal y Pesquero (Sedafop), Pedro Jiménez León, ofreció la posibilidad de que una firma crediticia rural compre la cartera de los productores, con lo que se solitaría un emplazamiento del pago y contar con financiamiento para sembrar en el próximo ciclo. El alcalde priista de Balancán, Pedro Argüello, destacó el apoyo brindado por Arturo Núñez a su municipio. “Lo digo públicamente: tenemos un buen gobernador, lo tengo que decir, aunque después me critiquen por decirlo. Hay que decir la realidad, el gobernador sí nos está ayudando”, afirmó. El comandante de la 38 Zona Militar, Rigoberto García, reportó que solamente en el poblado Mactún, a través del Plan DN-III-E, se otorgan más de 600 raciones de comida caliente al día para 120 personas albergadas en la casa ejidal. También reciben atención médica y ayuda de la Coordinación General de Protección Civil para supervisan sus viviendas y poder regresar. Núñez Jiménez comió con los damnificados, garantizó que el gobierno federal atenderá todas las secuelas del temporal y alertó que podría llover aún más entre el sábado y domingo. Por su lado, el titular de la Secretaría de Ordenamiento Territorial y Obras Públicas (SOTOP), Manuel Ordóñez Galán, se quejó que, de los 6 mil 500 millones de pesos del Fondo Nacional de Desastres Naturales (Fonden) autorizados para Tabasco por daños de las lluvias del año pasado, el gobierno federal, hasta la fecha, sólo haya “bajado” 400 millones. “El dinero está llegando retrasado”, reprobó e informó que ahora el gobierno estatal deberá solicitar más recursos del Fonden para la reconstrucción de los daños provocados por Boris, principalmente en la Zona de Los Ríos, donde se ubican los municipios de Balancán, Tenosique, Jonuta y Centla.

Comentarios