Mata a su esposa y oculta el cadáver 11 años

viernes, 6 de junio de 2014
MONTERREY, N.L. (apro).- Un hombre asesinó a su esposa en el 2003 y durante 11 años mantuvo oculto el cadáver, enterrado en un taller mecánico, en el municipio de García. A los familiares de la víctima los engaño: les dijo que estaba viva y que se había fugado con un trailero a Estados Unidos. El mes pasado el cuerpo fue descubierto y el marido confesó que la mató con un golpe en la cabeza. Para prolongar la mentira, el marido pagó a una mujer para que telefoneara a la casa familiar, donde dejó un mensaje en el que afirmaba que se encontraba bien de salud. El homicidio ocurrió en la colonia Sobrevilla, del municipio conurbado de García, 30 kilómetros al poniente de la capital, donde Noé Ramírez Robles, entonces de 45 años, rentaba un taller mecánico. El 18 de noviembre del 2003, Eva María Guerrero Cruz, de 31 años fue a visitar a su esposo, en el establecimiento ubicado en la calle Fray Juan de Zumárraga. Ahí tuvieron una discusión por celos y él la golpeó, hasta dejarla inconsciente. Posteriormente la mató estrellándole un fierro en la cabeza. Ramírez echó el cadáver en la fosa que usaba para revisar coches y la cubrió con tierra. Cuando los familiares se extrañaron por su ausencia, les dijo que había ido a la Cruz Verde a tratarse la picadura de una abeja. Como la mujer no regresó a la casa al día siguiente, él acudió al Ministerio Público a presentar una denuncia por abandono de hogar. Poco después, el hombre desocupó el taller con el argumento de que le habían incrementado la renta. El 10 de mayo del 2008, Ramírez pagó a una mujer quien habló suplantando a Guerrero Cruz, para dejar en la contestadora de voz de su domicilio en García, un mensaje en el que decía que se encontraba bien y que vivía en Estados Unidos. Según las investigaciones, el mensaje fue escuchado únicamente por la hija menor del matrimonio. Ramírez se apresuró a borrarlo para que nadie más lo escuchara, suponiendo que los familiares podrían detectar el engaño. El hombre dijo también, que Guerrero se había fugado con un trailero o un narcotraficante. Durante este tiempo, mantuvo convivencia con los familiares de quien fuera su mujer. El 19 de mayo pasado, fueron localizados restos humanos en el taller que anteriormente ocupaba Ramírez, cuando los nuevos renteros hacían trabajos de limpieza. Los familiares, al sospechar que eran restos de Eva, pidieron hacer pruebas comparativas de material genético, que el 29 de mayo arrojaron resultados positivos. Ramírez Robles fue interrogado y confesó el crimen. Eva María fue velada el jueves en García y hoy será sepultada.

Comentarios