Marchan en Chilapa por seguridad y presentación de desaparecidos

miércoles, 16 de julio de 2014
CHILAPA, Gro. (apro).- Al menos 300 ciudadanos marcharon y realizaron un mitin en la plaza central de esta ciudad para exigir seguridad, paz y la presentación de al menos 10 personas que se encuentran desaparecidas desde la semana pasada. La movilización, que refleja el hartazgo ciudadano ante la situación de violencia que se vive en este lugar histórico, fue convocada por el exregidor priista y exdirector de Seguridad Pública de Chilapa, Francisco Benítez Domínguez, quien denunció públicamente que su hijo fue levantado por un grupo armado y hasta el momento sigue desparecido. La víctima es Francisco Benítez Ramírez, de 29 años y profesión abogado, quien fue interceptado cerca de la medianoche del lunes 7 cuando estaba a bordo de su camioneta frente a la unidad deportiva de esta ciudad, explicó su padre en entrevista. Al respecto, dijo que desde la noche de ese lunes hasta la mañana del día siguiente, el mismo grupo armado instaló retenes en las entradas y salidas de Chilapa, donde los delincuentes sostuvieron enfrentamientos armados con otros sicarios que ingresaron procedentes de Quechultenango. Durante esas horas de terror, dijo, levantaron a más personas y ejecutaron a taxistas que circulaban por la ciudad. Paradójicamente, reprochó, los más de 200 policías municipales no intervinieron, por lo que acusó a las autoridades municipales de permitir que los grupos armados convirtieran a Chilapa en un virtual campo de guerra. El exfuncionario consideró que hasta el momento ha registrado un promedio de 10 personas desparecidas durante esa noche de terror. Habitantes de las comunidades han visto a decenas de personas desnudas y cubiertas del rostro en la batea de una camioneta de redilas en el poblado de Xiloxuchicán, ubicado en la ruta que conecta los municipios de Chilapa de Álvarez con Quechultenango, reveló Benítez Domínguez. Por ello, el exfuncionarios municipal pidió que se realice un operativo federal en esta ruta con el propósito de liberar a las personas que fueron levantadas en Chilapa y permanecen privadas de su libertad ilegalmente. “La estrategia de seguridad no sólo debe enfocarse en la cabecera municipal, sino también en las comunidades para liberar a los retenidos”, expresó el padre de un desaparecido. Al respecto, dijo que los grupos delincuenciales que disputan la plaza se encuentran refugiados en los poblados de Tlanicuilulco, Colotlipa y Juxtlahuaca, ubicados en el municipio de Quechultenango y Ayahualulco, San Ángel, Xochitempa, Xiloxuchican y Santa Catarina, pertenecientes a Chilapa de Álvarez. En la zona limítrofe de ambos municipios, sicarios al servicio de Los Rojos y Los Ardillos protagonizaron enfrentamientos que la semana pasada dejaron en Chilapa un saldo de 14 muertos, más de nueve heridos y al menos 10 desparecidos. La marcha comenzó a las 11:00 horas y los inconformes recorrieron las principales calles de Chilapa y, una hora después, el contingente –conformado por mujeres, niños y hombres vestidos de blanco y portando globos y pancartas– arribó a la plaza central Adolfo López Mateos para realizar un mitin donde Francisco Benítez fue el único orador. En su mensaje, el exregidor priista hizo un llamado al presidente Enrique Peña Nieto para que ordene la limpieza de este municipio turístico, considerado como religioso y pacífico, y conocido a escala internacional por su gastronomía y su ancestral tianguis indígena dominical. Benítez fue insistente en demandar la liberación de las personas que se encuentran retenidas, entre ellos su hijo. Por ello, anunció que seguirán marchando hasta que estas personas aparezcan vivas y llamó al resto de los familiares de los desaparecidos a sumarse a las acciones de protesta pacífica que comenzaron este día, a una semana de que se desató la violencia en Chilapa. El ambiente en esta ciudad es de tensa calma y los ciudadanos admitieron que a pesar de la presencia del Ejército y policías estatales y federales, la actividad cotidiana y comercial aún no se normaliza porque los habitantes siguen con temor de salir a las calles. También dijeron que se mantiene el virtual toque de queda impuesto por el alcalde priista, Francisco García González, quien recomendó a los ciudadanos no salir de sus hogares por las noches ante la falta de garantías. Mientras el grupo de ciudadanos se manifestaba en las calles de Chilapa para exigir seguridad, el edil priista se trasladó al puerto de Acapulco para reunirse con el gabinete de Seguridad en la entidad que encabeza el gobernador Aguirre. Hasta la noche, el gobierno estatal no había informado sobre el resultado de este encuentro, donde también participaron los alcaldes de Chilpancingo y Eduardo Neri, otros municipios colapsados por la narcoviolencia.  

Comentarios