Acusan al gobernador de Campeche de violentar el estado laico

martes, 22 de julio de 2014
CAMPECHE, Camp. (apro).- La comunidad cristiana acusó al gobernador Fernando Ortega Bernés y al alcalde de El Carmen, Enrique Iván González López, de violentar el estado laico con la utilización de recursos públicos para construir el monumento “Stella Maris”. El polémico proyecto dedicado a la virgen del Carmen y concebido por el alcalde carmelita y el defenestrado dueño de la compañía petrolera Oceanografía, Amado Yáñez Osuna, tuvo un costo de 70 millones de pesos, pero hasta ahora la procedencia de ese dinero no ha sido aclarada. El monumento –inaugurado el pasado viernes 18 por Ortega Bernés, González López y el obispo Francisco González González– sería costeado por el ayuntamiento de El Carmen y Oceanografía, cuyo propietario buscaba con esa obra el reconocimiento social en la isla. No obstante, luego del escándalo que provocó la intervención de la empresa y la captura de Yáñez Osuna por un multimillonario fraude a Banamex, en la placa inaugural de la “Stella Maris” simplemente se registró que  fue edificada entre el ayuntamiento y la iniciativa privada. El monumento causó escozor entre la comunidad evangélica, cuyos representantes en el estado, encabezados por Alfonso Durán, reprocharon al gobernador y al presidente municipal carmelita el desvío de recursos públicos para una obra que privilegia a la religión católica, violando así el estado laico que manda la Constitución. “La Stella Maris resulta ser el impulso y promoción, desde el poder político, de la religión católica que no profesan más de 100 mil campechanos, y vulnera los principios liberales enarbolados por los fundadores del Estado”, acusó Durán. En conferencia de prensa, en la que estuvo acompañado por siete pastores de la jerarquía evangélica en el estado, destacó que la presencia del gobernador y del obispo en el acto inaugural de la “Stella Maris” transgrede la ley, y además criticó que se gastaran 70 millones de pesos en ese tipo de obras, cuando hay tantas necesidades apremiantes en el pueblo. Asimismo, adelantó que analizan la posibilidad de tramitar un amparo federal para transparentar el gasto de recursos públicos que se hizo en esa obra. Insistió: “No todos en Campeche son católicos. Hay más de 100 mil cristianos y a esa obra católica se destinaron recursos públicos que también salieron de los impuestos que pagamos los no católicos”. La comunidad evangélica, añadió, pugna por la paz, la tolerancia, el respeto de la libertad religiosa y un actuar público con estricto apego a la ley. En respuesta a los señalamientos del representante evangélico, la agrupación católica Caballeros de Colón convocó a una conferencia de prensa en la iglesia del Sagrado Corazón, a escasos metros del restaurante donde los evangélicos citaron para la suya a los medios. En voz del exdiputado expanista Javier Peña Gamboa, los jerarcas de esa agrupación, a la que por cierto pertenece el gobernador, justificaron la edificación de la “Stella Maris” al señalar que se trata de un proyecto turístico y no de un santuario consagrado a la Iglesia católica. “Es un atractivo turístico que fue realizado por el gobierno municipal, que tuvo aprobación de su cabildo donde están representados todos los partidos públicos, no se viola la ley”, argumentó Peña, y tildó de “alevosas” las acusaciones de los líderes evangélicos. “Los hermanos separados alzan la voz y tienen derecho a hacerlo, a lo que no tienen derecho es a decir que fue por narco limosnas, lo que es una acusación a la ligera con connotaciones graves y sin ningún fundamento”, subrayó. E insistió que con el proyecto no se vulneró el estado laico, porque para ello la Iglesia católica tendría que haber recibido el dinero público para edificar la obra. “Y no es el caso. La obra la hizo el ayuntamiento”, enfatizó. Por último, desvinculó al obispo de cualquier responsabilidad y aseguró que González González sólo asistió como invitado del ayuntamiento carmelita a la inauguración de la escultura.

Comentarios