"¡Moreno Valle, asesino!", gritan en sepelio de niño víctima de la "Ley Bala"

martes, 22 de julio de 2014
SAN BERNARDINO CHALCHIHUAPAN, Pue. (apro).- La rabia y la indignación del pueblo de Chalchihuapan brotaron a gritos durante el sepelio de José Luis Tehuatlie Tamayo, niño víctima de la llamada “Ley Bala”. "Moreno Valle asesino", "Muera Moreno Valle", "Queremos su cabeza", “Justicia, justicia”, reclamaron quienes acompañaron a los familiares del menor. La ceremonia fúnebre reunió aquí a comunidades, organizaciones y legisladores que señalaron al gobernador poblano, Rafael Moreno Valle, como represor, autoritario, controlador, persecutor, mentiroso y asesino. Apenas acabó la misa de cuerpo presente en la plaza principal del pueblo, los lugareños sacaron cartulinas en las que responsabilizan al mandatario estatal por la muerte del niño, así como por los heridos y los presos políticos. Algunos de los textos decían lo siguiente: "Moreno Valle Asesino! Mataste un niño con tus balas de goma", “Chalchihuapan está de luto gracias a un bruto depredador empedernido", "Un gober ciego no puede gobernar y tú eres lo que le sigue", "José Luis está en el cielo, Moreno Valle en el infierno", "Gobernador Asesino, enfermo de poder, renuncia", "Libera a los presos políticos, son inocentes". La lista de oradores parecía interminable. Todos querían hablar. Representantes de los pobladores de Chalchihuapan, autoridades de los pueblos que llegaron desde la Sierra Norte y Sur, líderes populares y de organizaciones. Todos manifestaron su solidaridad con Elia Tamayo, madre de José Luis, para que el crimen no quede impune. Entre los asistentes estuvo una comisión de legisladores formada por el senador Luis Sánchez Jiménez y las diputadas federales Alliet Bautista, Joaquina Navarrete y Roxana Luna. Una alumna del primer año de la secundaria “Ricardo Flores Magón”, donde estudiaba José Luis, tomó la palabra para afirmar que su amigo había perdido la vida a causa de la “Ley Bala” que decretó Moreno Valle. La madre del presidente de la Junta Auxiliar de Chalchihuapan, quien tuvo que huir del pueblo para evitar su detención, relató entre gritos y lágrimas las injusticias que han vivido los habitantes de esa comunidad desde el día del desalojo. "Tienen 60 acusaciones contra mi hijo, sólo porque él si hizo lo que debería hacer Moreno Valle, que es escuchar y apoyar a su pueblo", exclamó. Luego de acompañar a Elia Tamayo los días que su hijo agonizaba en el hospital, la mujer dijo ser testigo del maltrato, humillaciones, amenazas y presión que soportó la familia del niño por parte del gobierno morenovallista. Presidentes de las Juntas Auxiliares dijeron que la muerte del niño los unirá y mantendrá fuertes para continuar en la lucha por defender la identidad de sus pueblos. Sin embargo, denunciaron que reciben amenazas y presiones por parte del gobierno estatal. Reconocieron a Elia Tamayo como símbolo de esta lucha, pues a pesar de amenazas, presiones, intentos de sobornos y chantajes por parte de funcionarios estatales, ella se ha mantenido firme en señalar a los policías como responsables del crimen. “Todos somos Chalchihuapan” Los representantes de las comunidades recordaron que el pasado 9 de julio, cuando la policía estatal reprimió al pueblo de Chalchihuapan, las protestas fueron simultáneas en decenas de comunidades, y que lo hicieron de forma pacífica, luego de que el gobierno estatal se negó a escuchar sus argumentos. Representantes de comunidades como San Miguel Canoa, Chipilo, Ahuetempan y Yacuitlalpan se sumaron a la protesta de "Todos somos Chalchihuapan". Advirtieron que llegarán "hasta donde tengan que llegar" para defender los derechos de las Juntas Auxiliares que, acusaron, Moreno Valle quiere desaparecer. Los líderes comunales agregaron que el gobierno estatal determinó las reformas al Código Civil y a la Ley Orgánica Municipal para quitar a las Juntas Auxiliares el Registro Civil sin tomar en cuenta la historia de los pueblos, sus realidades y su opinión. El presidente auxiliar de San Pedro Yacuitlalpan, Juan Atenco Ochoa, dijo que Moreno Valle “no es Dios” para decidir el destino de las comunidades ni para arrancar la identidad a los pueblos de esta localidad. “Hoy Moreno Valle sin sensibilidad y sin comprensión quiere arrancar el Registro Civil a los pueblos. Pero que quede claro, no lo vamos a permitir”, expresó. “Lo que sucedió en San Bernardino nos motiva para arrancarle la cabeza a Moreno Valle porque quiere abusar de los poblanos”, dijo. El presidente auxiliar de San Pablo Ahuatempan advirtió que el retiro del Registro Civil es la punta que servirá al gobierno de Moreno Valle para desaparecer las Juntas Auxiliares en Puebla. Otro de los representantes de las autoridades subalternas explicó que los ingresos que obtienen esas comunidades por el Registro Civil es lo que les permite tener algún tipo de presupuesto, ya que lo que reciben como participaciones son cantidades mínimas que se acaba apenas en un mes con el salario del personal. Los presidentes de las Juntas Auxiliares son representantes con arraigo electos por la comunidad, aunque el año pasado el gobierno de Moreno Valle impulsó una reforma para que sólo pudieran ser postulados con el registro de partidos políticos. Sin embargo, el cambio legislativo fue anulado por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF). Con su poder de representación, anunciaron la realización de una marcha a la Ciudad de México el próximo lunes para exigir la destitución del gobernador poblano por generar una crisis social, querer desaparecer las representaciones populares y por sus políticas de represión y criminalización de la protesta social. A este movimiento se sumaron representantes de organizaciones magisteriales, vendedores ambulantes, usuarios del agua, opositores a las minas, afectados por decretos de expropiación, entre otros. Coincidieron en que en Puebla es procedente la desaparición de poderes por las múltiples violaciones a los derechos humanos cometidas por el gobierno de Moreno Valle. Hilario Alonso Flores, líder nacional del Movimiento Los de Abajo, dijo que documentarán la actuación represiva de la administración morenovallista contra opositores al Gasoducto, a la Autopista Arco Poniente, Mototaxistas, maestros, transportistas, habitantes de Chignahuapan, Francisco Z. Mena, Tehuacán, así como lo ocurrido en Chalchihuapan, entre otros. Agregó que estos factores sustentarán la demanda de juicio político y destitución de los secretarios de Seguridad y de Gobierno, Facundo Rosas Rosas y Luis Maldonado Venegas, respectivamente, así como del gobernador. En Puebla, aseguró, no existe una verdadera separación de poderes, ya que el mandatario “ha cooptado a los partidos políticos, controla a los poderes judicial y al legislativo y tiene bajo amenaza a los presidentes municipales”. Además, asentó que el crimen del niño José Luis no puede quedar impune y que el gobernador y sus funcionarios deben responder por lo que hicieron. Uno de los participantes propuso que una calle o un aula de esa comunidad lleve el nombre del niño para que nunca se olvide lo que le ocurrió. El maestro de ceremonias denunció que el gobierno del Estado compró masivamente los periódicos que informaron sobre la protesta y la represión en Chalchihuapan, además de que se restringió el transporte público para dificultar que vecinos de las localidades aledañas acudieran a los funerales de José Luis. En medio de toda la gente que acudió al sepelio, Elia Tamayo, madre del menor fallecido, apenas alcanzó a decir unas palabras de agradecimiento antes de que el llanto la ahogara: “A todos los pueblos que me acompañaron, gracias por acompañarme cuando yo me encontraba ahí en el hospital, muchas gracias”. Cientos de personas caminaron detrás del ataúd blanco con el cuerpo de José Luis hasta el panteón de Chalchihuapan. Sus compañeros de la secundaria lanzaron globos blancos al cielo.

Comentarios