Persiste bloqueo carretero en Edomex en repudio de la Marina

jueves, 24 de julio de 2014
CHILPANCINGO, Gro. (apro).- Habitantes del sur del Estado de México mantienen bloqueadas desde hace tres días las vías de comunicación que conectan con la zona norte y la región Tierra Caliente de Guerrero. Exigen el retiro de la Marina de esta zona controlada por el grupo delictivo La Familia. La protesta comenzó el martes 22, cuando unos 200 pobladores de los municipios de Tlatlaya, Tejupilco y Amatepec decidieron obstruir con vehículos particulares y unidades de transporte pesado la carretera interestatal El Cuervo-Arcelia y, al día siguiente, la federal Toluca-Ciudad Altamirano, refieren informes oficiales y reportes periodísticos. Los manifestantes acusan a infantes de Marina de cometer abusos y excesos en la cacería que mantienen en contra de los líderes regionales de La Familia, quienes sostienen una disputa con la banda denominada Guerreros Unidos por el control de este importante corredor de drogas del centro del país. El domingo pasado, cinco jóvenes que se desplazaban en una camioneta, procedentes de Tlatlaya, fueron interceptados por infantes de Marina en las inmediaciones del poblado de El Aguacate, municipio de Amatepec: uno de ellos murió por heridas provocadas por arma blanca y los cuatro restantes permanecen hospitalizados por lesiones del mismo tipo, indican reportes oficiales. Este hecho desató la ira de los pobladores de tres municipios del sur mexiquense, quienes demandan la salida de la Marina y, como medida de presión, optaron por bloquear dos importantes vías que conectan con Guerrero y que seguían obstruidas hasta esta noche. La acción de los pobladores del sur mexiquense ocurre a casi un mes de la detención del máximo líder de La Familia, José María Chávez Magaña, El Pony, capturado por la Marina en Guanajuato. Un día antes, el Ejército informó que 22 sicarios al servicio de este grupo criminal habrían sido abatidos durante un enfrentamiento registrado en las inmediaciones de Tlatlaya. Al respecto, un reportaje de la agencia estadunidense Associated Press (AP) refutó la versión oficial de la masacre, al advertir que los presuntos delincuentes prácticamente fueron ejecutados por los militares, quienes irrumpieron en una bodega ubicada en el poblado de San Pedro Limón. Las víctimas (21 hombres y una mujer) en su mayoría eran originarios de los municipios de Arcelia y San Miguel Totolapan, ubicados en las zonas Norte y Tierra Caliente de Guerrero y considerados como bastión de un lugarteniente de La Familia identificado como Jonhy Hurtado Olascoaga, El Mojarro, quien recientemente apareció en la lista de los 16 delincuentes más buscados que dio a conocer en una acto público el gobernador mexiquense Eruviel Ávila.  

Comentarios