Impugna PRD nuevo ordenamiento urbano para Cancún

miércoles, 30 de julio de 2014
CANCÚN, Q. Roo (apro).- El PRD presentó al ayuntamiento local un paquete de observaciones al proyecto de Plan de Desarrollo Urbano (PDU), en el que señala graves irregularidades, que van desde permisos para construir en áreas naturales protegidas hasta cambios de usos de suelo de equipamiento urbano a comercial. El presidente estatal del PRD, Julio César Lara Martínez, retó al alcalde priista Paul Carrillo a que proporcione los nombres de los inversionistas que fueron favorecidos con los cambios al ordenamiento urbano, tras revocar el anterior PDU. En rueda de prensa, dirigentes perredistas y exfuncionarios, entre ellos el exalcalde Julián Ricalde Magaña, dieron a conocer que presentaron un paquete de observaciones de 35 páginas a casi todo el PDU, mismo que se encuentra en fase de consulta. Lara Martínez denunció que el proyecto de PDU incorpora normas excepcionales y establece pagos a inversionistas a cambio de beneficios para la densificación en áreas y alturas de construcción que se conocen como coeficientes de usos de suelo (CUS). “Esto es claramente ilegal y propicia no sólo el desorden y la anarquía en el crecimiento de la ciudad y, más grave, abre la puerta de manera descarada a la corrupción”, alertó. Y subrayó: “Lo advertimos en su momento, la reformulación del PDU tiene que ver con negocios”, acusó el líder del PRD en la entidad. Por su parte, Ricalde Magaña sostuvo que los nuevos criterios del PDU son: “Según el sapo es la pedrada”. Los dirigentes y exfuncionarios perredistas destacaron la afectación al área de protección de flora y fauna (APFF) denominada Manglares de Nichupté. La afectación a los humedales se propiciaría con el proyecto denominado Puerto Nizuc, que se ubica dentro de esta Área Natural Protegida (ANP). Otro ejemplo de afectación sería el cambio de uso de suelo de equipamiento a comercial en el llamado corredor aeropuerto, que colinda con los humedales. Un caso más, destacaron, es que el nuevo PDU da la autorización para el complejo de torres Bay View Grand, a cuyos promotores el ayuntamiento anterior devolvió unos 14 millones de pesos, tras serles negados los permisos a este proyecto, ubicado también junto al APFF Manglares de Nichupté. De igual forma acusaron que en el proyecto de PDU se propicia el hacinamiento en colonias populares, al eliminar el “candado” de que las viviendas unifamiliares tienen que ser de por lo menos 60 metros cuadrados. También destacaron la autorización para el relleno de manglar en la zona de Puerto Juárez, al norte de la ciudad. En las observaciones además resaltaron los cambios de límites de niveles en edificios de 10 a 15 y hasta 20 en la zona hotelera. Por otra parte, acusaron que el ayuntamiento priista pretende, “fuera de le ley”, convertir el PDU en un instrumento recaudatorio. Lara Martínez emplazó al ayuntamiento a dar respuesta puntal a las observaciones de los inconformes, así como incorporarlas en el documento final del PDU. Y advirtió que, en caso de que el ayuntamiento deseche sus observaciones, procederán con amparos contra el nuevo ordenamiento urbano.  

Comentarios