Sindicato universitario acusa de desacato a la JLCA en Chiapas

miércoles, 13 de agosto de 2014
TUXTLA GUTIÉRREZ, Chis. (apro).- La dirigente del Sindicato de Trabajadores de Confianza de la Universidad Autónoma de Chiapas (Sitracounach), Cicinea Maude Jiménez Reyes, acusó a la Junta Local de Conciliación y Arbitraje (JLCA) de desacatar un mandato judicial al negarse a notificar el emplazamiento a huelga de esa casa de estudios. “¿Por qué la Junta Local de Conciliación y Arbitraje se niega a cumplir la orden federal de notificar a las autoridades de la Unach sobre nuestro emplazamiento a huelga? El 20 de mayo debió cumplir con la orden federal, pero la JLCA no lo ha hecho hasta la fecha. ¿A quién protege? ¿Quién es el irrespetuoso de las leyes?”, se preguntó la secretaria general del sindicato que agremia a unos 800 trabajadores. Jiménez Reyes, recién electa líder gremial, denunció que luego de varios años de intentos por crear un sindicato, por fin alcanzaron su objetivo; sin embargo, han encontrado obstáculos en las propias instituciones la que impiden al sindicato ejercer su derecho ante una entidad patronal como la Universidad. La sindicalista también recordó que desde 2005 empezaron a hacer gestiones para integrarse como sindicato, y a la fecha están conformados el Staunach y el Spaunach, del personal académico. Tras cinco años de lucha, en el marco de una asamblea, se constituyeron el 20 de noviembre de 2010, y 18 días después, el 8 de diciembre de ese año, solicitaron su registro, el que fue concedido el 31 de agosto de 2011 con el número RS/2652/2011. Ya como secretaria general, Jiménez Reyes presentó el 20 de mayo de 2012 ante la JLCA el contrato colectivo de trabajo con emplazamiento a huelga, pero ante la negativa de la Junta a notificar a la Universidad y lograr así su reconocimiento como organización gremial, acudieron desde el 2013 al Poder Judicial de la Federación (PJF) para interponer el recurso de amparo y obligar a esa instancia a que cumpla con su función. Luego de ello, el PJF emitió en febrero pasado el fallo 316/2013, en el que se ordena “conocer y resolver sobre lo solicitado por Maude Jiménez Reyes; que en cumplimiento a la sentencia del 28 de enero de 2014, se determine dictar un acuerdo en la que se tenga por admitida la tramitación a favor del Sindicato de Trabajadores de Confianza de la Universidad Autónoma de Chiapas”. También se precisa que la Junta notifique a la Unach, “por conducto de quien legalmente la representa, de la firma del contrato colectivo de trabajo con el Sitracounach”. Sin embargo, la JLCA, que encabeza Carlos Enrique Martínez Vázquez, se mantiene en desacato desde el 20 de mayo pasado, lo que podría ocasionarle problemas al funcionario, advirtió Jiménez Reyes, pues podría llegar a ser procesado como ocurrió con Omar Alí Sosa López, expresidente de la Junta. A finales de 2013, con seis votos a favor y cinco en contra, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) ordenó la consignación penal de Sosa López, quien en su momento fue titular de la Junta Especial número 3 de Conciliación y Arbitraje en la entidad. “Rezago justificado” La causa fue el desacato en que incurrió el entonces funcionario al incumplir una sentencia judicial que ordenaba el remate de bienes de una empresa para liquidar a los trabajadores demandantes. Ahora esa historia se repite con Vázquez Martínez, quien persiste en desatender el fallo federal y notificar a la Universidad sobre el emplazamiento del sindicato. No obstante, en febrero pasado la JLCA firmó un acuerdo por el que se planteó realizar una “audiencia de conciliación” para el próximo lunes 18 de agosto al mediodía, sin embargo, a unos días de la cita aún no ha notificado las partes. Para justificar su dilación, la dependencia se apoya en ese acuerdo del 27 de febrero, debido a que “esta autoridad se encuentra humanamente impedida” para actuar… “y que no es por negligencia, dolo o mala fe, sino que cuenta con una excesiva carga de trabajo en desproporción a la capacidad instalada, así como a los recursos materiales y humanos insuficientes con los que cuenta este tribunal para atender la enorme demanda de usuarios que intervienen en juicios laborales, lo que se traduce en rezago justificado que impide cumplir cabalmente los términos legales previamente establecidos por tratarse de causas de fuerza mayor”. Por su parte la Universidad refiere, en una ficha informativa, que “en cumplimiento a la ejecutoria de amparo que emitió el Tercer Tribunal Colegiado del Vigésimo Circuito, del 28 de enero, en el amparo en revisión 316/2013, interpuesto por el Sitracounach, deducido del juicio de amparo 928/2013-XIV, tramitado ante el Juzgado Segundo de Distrito en el estado, con sede en Tuxtla Gutiérrez, la JLCA, con fecha del 27 de febrero, pronunció un acuerdo para admitir a trámite la solicitud de emplazamiento a huelga en contra de la UNACH”, promovida por el sindicato desde el 20 de enero de 2012, “procedimiento que se encuentra radicado con el expediente /09/2012 y pendiente de resolución”. En esta caso, abunda, la autoridad laboral ha señalado el mediodía del lunes 18 para que tenga verificativo una “audiencia de conciliación” entre la Unach y el sindicato). El jurista de la UNAM, José Dávalos Morales, señaló que no hay razón jurídica para sostener que los trabajadores de confianza no pueden sindicalizarse, pues antes que ser de confianza son trabajadores, prestan un servicio personal y subordinado a una persona física o a una sociedad, como lo refiere el artículo octavo de la Ley Federal del Trabajo (LFT). Y lo que diferencia a los trabajadores de confianza de los de base, aclaró el especialista, es la naturaleza de sus funciones: dirección, inspección, vigilancia, fiscalización de carácter general, y el servicio que prestan en trabajos personales del patrón en la empresa, según el artículo noveno de la LFT. En un análisis sobre estos sindicatos, destacó que el Primer Tribunal Colegiado del Vigésimo Circuito “emitió una importantísima tesis para sostener que el artículo 183 de la Ley Federal del Trabajo no prohíbe que los trabajadores de confianza constituyan sindicatos, sino que complementa la garantía social establecida en el artículo 123, apartado A, fracción XVI, de la Constitución”. Aparte del Sitracounach, existen casos de organizaciones similares como el del Sindicato Único de Empleados de Confianza de la Universidad Michoacana (Secum), Unión Nacional de Técnicos y Profesionistas Petroleros (UNTPP) y el Sindicato de Empleados de Confianza de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca.  

Comentarios